Imagen de archivo de un patinete eléctrico
Imagen de archivo de un patinete eléctrico - Reuters

El Ayuntamiento de Barcelona intensifica las sanciones contra las empresas de patinetes eléctricos

Entre enero y julio de este año, la Guardia Urbana ha puesto 1.648 denuncias a operadores y conductores

Barcelona Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Dos días después de que el Ayuntamiento anunciara un aumento del control sobre los «bicitaxis», ahora toca el turno de controlar los patinetes eléctricos compartidos. La Guardia Urbana de Barcelona intensificará las sanciones a las dos empresas que ofrecen en la ciudad este tipo de movilidad, incumpliendo el acuerdo alcanzado con el resto de operadores de no instalarse en la capital catalana hasta que cuente con una regulación de esta actividad.

La concejal de Movilidad en el Ayuntamiento, Rosa Alarcón, ha destacado este viernes en declaraciones a los medios que esta intensificación de las sanciones lanzará «un mensaje muy contundente a estas dos empresas que están operando de forma incorrecta en el espacio público e incumpliendo el pacto que se ha hecho con el resto de empresas».

Alarcón ha asegurado que entre 20 y 25 empresas de «sharing» de patinetes eléctricos quieren operar en la ciudad pero que han acordado esperar a la regulación, asunto por el que se han reunido con varias de ellas de forma individual y han mantenido una primera reunión conjunta, con una segunda prevista para septiembre.

Preguntada por los medios, ha avanzado que la regulación del patinete compartido será previsiblemente similar a la del uso de motos y bicis compartidas (presentada en julio), y ha destacado que hay «una pequeña diferencia»: las motos y las bicis ya tenían espacios en los que aparcar en la ciudad, algo que no ocurre con los patinetes.

Calculan que la próxima primavera tendrán establecido el número máximo de licencias y vehículos que podrá haber en la ciudad, y ha explicado que cabe la posibilidad de convocar un concurso de operadores en el que «las empresas que no han cumplido lo tengan más difícil que las que han cumplido, pero siempre dentro de la ley».

Más de 1.600 denuncias

La Guardia Urbana ha interpuesto entre enero y julio 1.448 denuncias a patinetes por aparcar en lugares reservados a otros vehículos y servicios, y otras 200 más por atar el vehículo a mobiliario urbano, han detallado fuentes municipales consultadas por Europa Press.

Alarcón ha asegurado que la denuncia por mal aparcamiento se interpone contra la empresa propietaria del vehículo (algunas de éstas las redirigen después al último usuario en utilizarlo), mientras que otras por incumplir la normativa al conducirlo se tramitan contra el usuario.

La Ordenanza de Circulación prevé cómo deben circular los vehículos de movilidad personal de uso comercial en la ciudad: los vehículos deben estar registrados y tener seguro. Además, los conductores deben llevar casco, deben cumplir con las normas de circulación correspondientes al tipo de vehículo y deben circular por los espacios adecuados.

Los patinetes eléctricos pueden circular en carriles bici (tanto si están en calzada o en acera), en calzadas de zonas 30 (siempre que la velocidad máxima del vehículo supere los 20 kilómetros por hora) y por parques a como máximo 10 kilómetros por hora, respetando la prioridad del peatón.

La concejal ha destacado que el Gobierno municipal está incrementando el control sobre el espacio público «sobre todo para favorecer al peatón», ordenando el resto de elementos y actividades que usan este espacio, informa Ep.