«Si en 15 días no escribe en catalán en el blog, cancelamos su registro ”.cat”»
Marc Vidal

«Si en 15 días no escribe en catalán en el blog, cancelamos su registro ”.cat”»

Un conocido bloguero, obligado a cambiar de dominio al dejar de emplear la lengua autonómica

BARCELONA Actualizado:

El pasado día 29, Marc Vidal, un mediático analista económico catalán, anunciaba en su blog del mismo nombre que, en adelante, se veía obligado a cambiar el dominio de su bitácora. «De .cat pasamos a .net», advertía. El motivo, explicaba, haber sido «penalizado por los gestores de dominios lingüísticos entre los que se encuentra la Fundació Puntcat que vigilan que los “.cat” tengan contenido en catalán».

En 2005, la organización internacional responsable de asignar direcciones de protocolo IP y dominios de Internet (ICANN, sus siglas en inglés), concedió el dominio “.cat” para la «comunidad lingüística catalana». Lo más lejos a lo que llegaron los ímpetus nacionalistas catalanes en su búsqueda de un estado propio, al menos, virtual.

Vidal se hizo con un «.cat» hace ocho años y posteó artículos en esta lengua en su blog, aunque hace meses dejó de actualizar la versión catalana de su bitácora. «No tengo por qué excusar la lengua con la que me comunico», pero argumenta que por su trabajo, a caballo entre Londres, Los Ángeles y Latinoamérica, usa el español o el inglés. Por eso llevaba tiempo sin escribir en catalán.

Exclusividad

Pero eso no le ha servido de defensa. Según recoge en su blog, la Fundación puntCAT, que ejerce de registro del dominio «.cat», le notificó que su dominio no estaba cumpliendo con las condiciones que se exigen, tener contenido en catalán, por lo que se le iba a cancelar el «www.marcvidal.cat» en un periodo de 15 días si no corregía su infracción. «El dominio “.cat” es un dominio esponsorizado establecido para servir a las necesidades de la comunidad cultural y lingüística catalana en internet. Eso significa que, necesariamente pero no exclusivamente, la comunicación que haya en el dominio debe ser en catalán», explica la notificación.

«Acepto y respeto la resolución», explica Vidal en su blog, si bien lamenta el ultimátum de 15 días, tras ocho años escribiendo en catalán y recuerda que él impulsó proyectos de Internet en esta lengua, como unas jornadas sobre la «Catosfera».

Sin embargo, otros titulares de dominios «.cat» cancelados por no usar el catalán no han aceptado tan de buen grado la cancelación. Se sirven de la misma Red para denunciar que la normativa que esgrime la Fundación puntCAT a los titulares de dominios, que a su vez deriva de un contrato suscrito entre este organismo y la ICANN, no es suficientemente explícita sobre los requisitos en cuanto al uso del catalán que debe cumplir el usuario —sea un particular o una institución— o, directamente, abre la puerta a la posibilidad de que el uso del catalán no sea condición «sine qua non». Así, en la copia en inglés del contrato de la ICANN que cuelga del portal de puntCAT se señala que una comunidad consiste en «aquellos que usan el catalán para sus comunicaciones “on line”, y/o promueven distintos aspectos de su cultura...» Un «y/o» que según algunos usuarios desaparece en alguna documentación que la Fundación puntCAT les envía y queda sustituido por «y».

Fuentes de puntCAT aseguraron ayer a ABC que en su normativa se recoge que el uso del catalán debe ser «significativo» para poder mantener el dominio y así consta en la sección de «preguntas más frecuentes» de su portal. Aunque en ella no se remita a ningún artículo de una supuesta norma. «Admitimos que es una norma difusa», señalaron estas fuentes. «Por eso —añadieron— estamos trabajando para concretar los requisitos». Para concretar, por ejemplo, qué significa «significativo» o si se marca un plazo pasado el cual, si no se escribe en catalán, se pierde el «.cat»