Eva Granados - Tribuna Abierta

Vallirana como ejemplo

Queremos que la educación vuelva a reactivar el ascensor social y construir la España y la Cataluña de conocimiento como modelo de país abierto

Eva Granados
Actualizado:

Al pasar por Vallirana, ciudad del Bajo Llobregat cercana a Barcelona, se pueden leer unas placas instaladas en la entrada y salida del municipio que informan de que este es un municipio contra el fracaso escolar. Se trata de una acción representativa, que reafirma el compromiso del gobierno local, los grupos municipales y la comunidad educativa por una educación de calidad, inclusiva y transversal. Es, a la vez, la muestra, por contraste, de hasta dónde ha llegado la degradación de la Generalitat.

La iniciativa de la alcaldesa socialista, Eva Martínez, fruto de dos años de trabajo y colaboración con 300 miembros de la comunidad educativa de la localidad, y que cuenta con 133 acciones tanto dentro como fuera de las aulas para poner en valor ejes esenciales, como el tándem educativo familia-escuela, o la inclusión de alumnos con dificultades, es un soplo de aire fresco ante tanta bandera estelada, lazos amarillos y carteles (des)informativos que se encuentran los conductores en diferentes municipios, alertándoles que están transitando por la imaginaria república catalana. Gestos tan simbólicos como inoperantes que llevamos viendo desde hace ya demasiado tiempo. El mismo tiempo que llevamos sin tener gobiernos que den respuesta a las necesidades de la mayoría. Gobiernos que teniendo las competencias no las ejercen y de los que ya no se espera nada. Dos años con presupuestos prorrogados y sin un atisbo de autocritica por parte de la Generalitat son una muestra de ello

Por eso, frente al fracaso colectivo que supone que 18 de cada 100 jóvenes catalanes no acaben los estudios secundarios, y que por ello vean dificultada su inserción laboral y su calidad de vida futura, debemos priorizar la educación y las políticas de conocimiento. Desde 2011, nuestro modelo educativo ha perdido en recursos, en equidad y en calidad. Mientras que el resto de países han aumentado su inversión educativa, fortaleciendo su desarrollo y ampliando su ventaja ante los grandes cambios que plantean la era digital y la cuarta revolución industrial, en España y Cataluña se siguen ondeando banderas e ignorando los retos que nos marcaran el futuro. Queremos que la educación vuelva a reactivar el ascensor social y construir la España y la Cataluña de conocimiento como modelo de país abierto, competitivo e innovador. siete años de involución y recortes de los gobiernos de derechas en España y en Cataluña son demasiados. Es el momento de decir basta.

Eva GranadosEva Granados