El obispo de Osma-Soria, Abilio Martínez Varea
El obispo de Osma-Soria, Abilio Martínez Varea - ICAL

Los obispos de Osma-Soria y Teruel animan a manifestarse en Madrid

Piden a los políticos que se pongan manos a la obra y «busquen respuestas racionales a la desidia y la precariedad».

Soria Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Los obispos de las diócesis de Osma-Soria y Teruel, Abilio Martínez Varea y Antonio Gómez Cantero, respectivamente, han hecho pública este viernes una carta dirigida a la sociedad soriana y turolense en la que anima a participar en la manifestación del próximo domingo en Madrid. «No es la primera vez, ni será la última, que los obispos hablamos de nuestros pequeños pueblos. Esa España vaciada, donde los últimos que se van, pero no los abandonan, son los párrocos», señalan en esta carta.

En la carta recuerdan que no es la primera vez que sueñan con «hacedores» de políticas y gestiones que, «fuera del eslogan fácil o de la visita televisada, se pongan manos a la obra y busquen respuestas racionales a la desidia y la precariedad».

Además, apuntan que la realidad del vaciamiento de los pueblos tiene muchas causas, una de ellas es la mecanización del sector agrario que expulsó del campo y de los pueblos a mucha población.

«Las familias que antes vivían trabajando la dura tierra, con unas mulas y mucha mano de obra, ahora una sola persona puede hacerlo con mucha más facilidad y todo el terreno. Nuestros padres fueron los primeros que nos animaron al abandono, por falta de recursos para todos», reflexionan.

Otras de las causas son el descenso de la población, provocada por la necesidad de mano de obra para la industrialización de las zonas costeras de la Península, y una falta de estructuras de comunicación.

Los prelados advierten que los siguientes en caer en el mal de la despoblación serán las ciudades intermedias, los antiguos centros comarcales, y luego les llegará el turno a las ciudades medianas. «No es momento de lamentarnos sino de exigir una mayor acción y compromiso por parte de todos. Ahora, más que nunca, necesitamos "minorías creativas" (expresión de Benedicto XVI) que den respuestas firmes y acompasadas a esta lacra del abandono», concluyen