Javier Maroto y Pablo Casado, en un acto político celebrado en Ávila
Javier Maroto y Pablo Casado, en un acto político celebrado en Ávila - ICAL

Polémica por la propuesta para que Maroto sea senador por Castilla y León

Génova impone al político vasco, que se ha empadronado en Segovia para poder ser designado el martes

ValladolidActualizado:

El vicesecretario de Organización del PP, Javier Maroto, se convertirá el próximo martes en senador autonómico y lo hará sorpresivamente por la Comunidad de Castilla y León. El interés -y la presión- de la dirección nacional liderada por Pablo Casado en que el político vasco entre en la Cámara Alta -ya lo había intentado en otros lugares- y convertirse quizás en portavoz en lugar del palentino Ignacio Cosido ha sido «entendido» por el Grupo Popular en las Cortes y por el presidente de la formación en la Comunidad, Alfonso Fernández Mañueco, pero ha provocado multitud de críticas, llegadas principalmente desde los partidos de la oposición, que ven en este caso «una muestra más de que la Comunidad se ha convertido en una sucursal de Génova 13».

Para que la propuesta comunicada ayer minutos antes de que concluyera el plazo legal pueda prosperar, el político vitoriano se ha tenido que empadronar en Segovia cumpliendo así con el requisito que obliga a que el senador que vaya a ser designado por la Comunidad sea ciudadano de la misma -no es necesario que ejerza de procurador-.

Tras los resultados de las elecciones generales, en las que Maroto no logró el escaño de diputado al que aspiraba por Álava, el PSCL tiene derecho a proponer dos senadores, mientras que el PP regional sólo puede aportar uno. Así, la entrada de Maroto en la Cámara Alta supondrá la salida de la misma tanto de Cosidó como del soriano Juan José Lucas.

El portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en el Senado y senador por Burgos, Ander Gil, afirmó este jueves que la propuesta de Maroto supone que Casado impone a la Comunidad «lo que los votantes no han querido en Álava» y es «una falta absoluta de respeto a la ciudadanía» ya que el Maroto «es una persona absolutamente ajena a Castilla y León, a la que solamente une que ha sido empadronado apresuradamente en Segovia, y, desde luego, quiere ser senador para seguir percibiendo un sueldo público y no para defender los intereses de los castellano y leoneses».

«Vergonzoso y lamentable»

Mientras, el líder de Podemos en Castilla y León, Pablo Fernández, opinó que es «vergonzoso y lamentable» que el también exalcalde de Vitoria sea propuesto como senador autonómico y consideró que «el PP vuelve a demostrar que concibe las instituciones como un cortijo y las parasita en beneficio propio».

Además de Maroto, el martes también se designarán a la secretaría provincial del PSOE de Valladolid, Teresa López, y al secretario autonómico de Juventudes Socialista de Castilla y León, Juan Díaz, como senadores autonómicos a propuesta del PSOE. En ambos casos, y como es tradicional, los dos grandes partidos votarán a favor de estos nombramientos.