EFE

El Fiscal pide 4 años de prisión para el autor del atropello mortal de tres adolescentes de Fuensalida

El conductor será juzgado el 7 de marzo por tres delitos de homicidio por imprudencia grave y otro de lesiones

ToledoActualizado:

El próximo 7 de marzo, el Juzgado de lo Penal nº 3 de Toledo (con sede en Talavera de la Reina), será escenario del juicio oral contra David D.G., de 31 años de edad, autor del atropello a consencuencia del cual fallecieron tres adolescentes de Fuensalida (Toledo), Michelle, Nerea y Ana, de 12, 15 y 16 años, respectivamente, y resultó herido de gravedad otro amigo de 17 años con el que caminaban, —junto a otro que resultó ileso—, por el arcén de la carretera que une la localidad de Fuensalida con Torrijos, de donde venían a las siete de la mañana después de pasar la noche en una fiesta de compañeros de 4º de la ESO.

El acusado se enfrenta a tres delitos de homicidio causados por imprudencia grave y un delito de lesiones también causado por imprudencia grave, por los que el Ministerio Fiscal solicita la pena de cuatro años de prisión y privación del derecho a conducir vehículos de motor y ciclomotores durante seis años, y que comportará la pérdida de vigencia del permiso o licencia que habilite para la conducción.

Sueño de tres horas

Según el escrito de calificación provisional del Ministerio Fiscal, —al que ha tenido acceso ABC y que tiene fecha de 26 de julio de 2017—, la acusación se dirige contra David D.G, carente de antecedentes penales, quien «aproximadamente sobre las 7:00 horas del día 22 de noviembre de 2014, conducía el vehículo de su propiedad, marca Renault, por la carretera TO-3927 desde la localidad de Torrijos y en dirección a Fuensalida, después de haber dormido unas tres horas aproximadamente».

Las conclusiones provisionales del Ministerio Público señalan que «en un momento dado durante la conducción, el acusado, que viajaba solo, debido a la extrema somnolencia y fatiga que sufría, cayó sumido en un sueño tal que motivó que perdiera completamente el control de los mandos del vehículo, de modo que éste comenzó a desviar su trayectoria progresivamente hacia la izquierda, invadiendo el carril de sentido contrario, sin que se percatara de la maniobra el conductor».

Cuando éste despertó, aproximadamente a la altura del punto kilométrico 3,200 (término municipal de Novés) se percató de inmediato de la presencia de cinco peatones «que en ese preciso instante caminaban por el arcén del carril de sentido contrario que estaba invadiendo, si bien dada la proximidad de los mismos no pudo evitar atropellarlos pese a que giró bruscamente el volante a la derecha para retornar a la carretera, saliéndose finalmente de la misma por su margen derecho», prosigue el escrito del fiscal.

«Fruto de tal errática trayectoria», el acusado atropelló en primer lugar a Briston F.N., de 17 años, y a continuación a Nerea F.L, de 15 años, Michelle, de 12 años, y Ana R.F.D.S.S., de 16 años que le precedían en la marcha. D.M.E.V., de 18 años, caminaba el primero del grupo por la cuneta terriza, «lo que le permitió apartarse de la trayectoria del vehículo y evitar su atropello».

«Extremo cansancio»

Señala el fiscal que «el acusado, con su acción, incumplió el más elemental deber de mantener la atención permanente exigible a todo conductor y debió extremar la precaución y abstenerse de conducir en un estado de extremo cansancio y somnolencia como el que se hallaba y que le impidió prestar la atención debida a las circunstancias de la conducción».

A continuación, el Ministerio Público da cuenta de que, tras ser requerido por agentes de la Guardia Civil para la realización de una prueba de alcoholemia, el acusado se sometió voluntariamente a la misma, arrojando un resultado de 0,29 miligramos de alcohol por litro de aire aspirado en un primera prueba practicada a las 8:00 horas del citado día, y un resultado de 0,26 mg/l en una segunda prueba realizada a las 8.19 horas, «alcohol ingerido la noche anterior y que sin duda contribuyó a amasar el efecto del sueño que sufría el acusado».

A consecuencia del atropello, las tres adolescentes sufieron lesiones de tal gravedad que les ocasionaron su inmediato fallecimiento. Por su parte, Briston F.N, gravísimamente herido por politraumatismo y con múltiples lesiones, quedó en silla de ruedas tras permanecer 263 días hospitalizado (Hospital Nacional de Parapléjicos), y sus múltiples lesiones tardaron en curar 277 días.

En la actualidad, necesita silla de ruedas y domicilio adaptado debido a su lesión medular, como él mismo relató en una entrevista concedida a ABC en marzo de 2018.

Indemnizaciones

En el apartado de responsabilidad civil, el Ministerio Fiscal establece que el acusado (y su compañía de seguros) deberá indemnizar al Ayuntamiento de Fuensalida con 10.034 euros por los gastos del sepelio de las tres fallecidas, así como en diferentes cantidades a los padres de las mismas.

La indemnización de mayor cuantía es la que deberá recibir Brinston F.N, el joven que quedó parapléjico. Así, 21.682 euros serán por las lesiones sufridas, y 365.842 euros por las secuelas. En concepto de daño moral complementario recibirá 80.000 euros; por incapacidad permanente absoluta, 161.049 euros; por necesidad de ayuda de tercera persona, 171.897 euros, y por los perjuicios morales de familiares, 120.786 euros, además de otras cantidades por adecuación de vivienda y vehículo propio.