Tomás Villarrubia y Álvaro Gutiérrez durante una visita a la planta de biogás
Tomás Villarrubia y Álvaro Gutiérrez durante una visita a la planta de biogás - Ana Pérez Herrera

El Ecoparque transforma ya en energía los residuos que no se pueden reciclar

Las plantas de biogás y biolíquidos permiten el abastecimiento energético a 74.000 toledanos

ToledoActualizado:

La puesta en marcha de dos nuevas instalaciones en el Ecoparque de Toledo (una planta de biolíquidos y otra de biogás), permiten ya el abastecimiento energético a 74.000 toledanos.

Unas instalaciones que suponen un gran avance en la reutilización de los residuos que gestiona el Consorcio de Servicios Públicos Medioambientales de la provincia de Toledo y la empresa Gestión Medioambiental de Toledo (Gesmat).

El presidente de la Diputación, Álvaro Gutiérrez, y el presidente del Consorcio de Servicios Públicos Medioambientales de la provincia de Toledo, Tomás Villarrubia, junto al gerente de Gesmat(Gestión Mediambiental de Toledo), Pablo Redondo, han presentado este martes en el Ecoparque las nuevas instalaciones que transforman en energía los residuos que no se pueden reciclar.

«Con esta apuesta por la gestión sostenible cumplimos, además, las pautas marcadas desde la Unión Europea que buscan la valorización energética de los residuos que no se pueden reciclar, dándoles una nueva utilidad y evitando que acaben en el vaso de vertido. A menor cantidad de residuos en el vaso, mayor vida para el Ecoparque», ha explicado Gutiérrez.

La planta de biolíquidos es pionera en Europa, dijo el presidente de la Diputación, y convierte los residuos en un biolíquido similar al gasóleo C, que puede utilizarse en calderas de uso doméstico o en vehicúlos industriales. «Estamos hablando de que esta instalación es capaz de generar energía equivalente al consumo eléctrico de 21.200 viviendas de la provincia de Toledo», ha agregado Gutiérrez.

Pionera en Europa

Es la primera planta de toda España que utiliza Residuos Sólidos Urbanos (RSU) para convertirlo en una fuente de energía. La planta se alimenta de Combustible Sólido Recuperado(CSR), formado por por restos triturados de papel, cartón, maderas y plásticos que han llegado al Ecoparque entre los residuos urbanos.

El método empleado es pionero en Europa, se basa en la termoquímica (pirolisis flash), que consiste en la descomposición química de distintos materiales sometidos a 250 grados en ausencia de oxígeno. La planta de Toledo es capaz de generar 2.350 toneladas de biocombustible al año.

La planta de biogás utiliza dos nuevos motogeneradores para transformar el gas metano en energía eléctrica. El gas metano se genera espontáneamente por la acumulación de los residuos orgánicos y lo transforma en energía eléctrica tras su paso por los motogeneradores. Constituye, junto a la otra planta situada en el antiguo vertedero de Toledo, una fuente de energía renovable y limpia, además de estable y gestionable.

Según detalló el gerente de Gesmat, esta energía de origen verde tiene tres ventajas, el aporvechamiento (la energía se vierte a la red), beneficios ambientales (se persigue la reducción progresiva del impacto ambiental), y también ingresos para el Consorcio provincial, aproximademente un 10% son ingresos que antes de poner en marcha las dos plantas no tenían.

Servicio a 196 municipios

El Ecoparque es capaz de tratar 250.000 toneladas de residuos y da servicio a 196 municipios de la provincia de Toledo y a una población de 648.875 habitantes. Con esta nueva orientación del Ecoparque se está en disposición de generar 74 millones deKWh.