Cuchillo con el que el agresor amenazó con matar a su hija
Cuchillo con el que el agresor amenazó con matar a su hija - G.C.
Madridejos

Ocho meses de prisión tras amenazar durante horas con matar a su hija de 2 años con un cuchillo

La Guardia Civil y la Policía local tuvieron que reducir al individuo, borracho, que se había atrincherado en su casa

La pena ha sido suspendida a condición de que no delinca en el plazo de 24 meses

ToledoActualizado:

Ocho meses de prisión por amenazar con matar con un cuchillo a su hija de dos años, aunque la pena ha sido suspendida, con la condición de que el hombre, de 33 años, no delinca en el plazo de 24 meses. Fue el acuerdo al que llegaron todas las partes personadas en el juicio rápido que se celebró el pasado lunes, solo dos días después de los hechos.

Este delito de amenazas en el ámbito familiar sucedió la madrugada del 20 de julio en Madridejos, un pueblo toledano de unos 11.000 habitantes. Una patrulla de la Guardia Civil y otra de la Policía local estaban juntas cuando, en medio de la noche, recibieron un aviso: en una vivienda de la avenida de Juan Carlos I, un hombre borracho y alterado amenazaba con matar a su hija de dos años mientras blandía un cuchillo de grandes dimensiones (19 centímetros de hoja). La llamada de auxilio era de la madre de la menor y expareja del padre. Este amagaba con clavar el arma a su pequeña.

Los cuatro agentes se personaron en frente del domicilio, en cuyos alrededores montaron un dispositivo. Hablaron con el agresor, muy excitado y agresivo, que no paró de exhibir el cuchillo por una de las ventanas de la vivienda, aunque la niña parecía desde la calle que se encontraba en un buen estado físico. La escena duró horas, en las que el individuo tuvo numerosos episodios de descontrol y agresividad, además de amenazar continuamente con el cuchillo. Pero los agentes tenían, ante todo, un objetivo primordial: la seguridad de la menor.

Como no lograron que el progenitor depusiera su actitud, los agentes decidieron entrar en la vivienda sin que el agresor se percatara. A pesar de su gran resistencia a ser detenido, lograron inmovilizarlo, arrebatarle el arma blanca y engrilletarlo. Rescataron a la niña en un perfecto estado físico y fue entregada a su madre.

Al agresor se le detuvo por los delitos de amenazas y resistencia y desobediencia. Dos días después, fue puesto a disposición del juzgado de guardia en esa demarcación, el de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Orgaz, dirigido por la magistrada María Julia Sabando. Se celebró un juicio rápido, en el que el detenido reconoció los hechos.

Todas las partes presentes en el procedimiento llegaron a una sentencia de conformidad: el agresor ha sido condenado a ocho meses de prisión por un delito de amenazas en el ámbito familiar. Sin embargo, se dictó también un auto de suspensión de la pena de cárcel a condición de que no delinca en el plazo de dos años, según ha confirmado a ABC una portavoz del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha.

Además, en ese periodo de 24 meses el condenado no debe aproximarse a su expareja ni a sus dos hijos en un radio de 500 metros, tampoco puede ejercer la patria potestad y tiene prohibida la tenencia y el porte de armas.