SE DICE, SE COMENTA

La esposa de Felpeto, el hospital y la espera

No debería ser noticia, pero lo es y, sobre todo, da idea de la catadura moral de nuestro protagonista

TOLEDOActualizado:

No es noticia esto que contamos a nuestros lectores, aunque por los tiempos que corren, plagados de enchufismos y tratos de favor en el seno de la clase política, debería serlo. ¿Se imaginan ustedes, por ejemplo, a la esposa de un consejero del socialista Emiliano García-Page, presidente de Castilla-La Mancha, ingresada en una habitación con tres camas esperando varios días a ser intervenida quirúrgicamente en un hospital público de la región?

Realmente, es difícil imaginarlo, pero es lo que ha pasado hace unos días con la esposa del consejero de Educación, Cultura y Deportes de Castilla-La Mancha, Ángel Felpeto; un hecho del que han sido testigos muchos pacientes y sus familiares usuarios del hospital Virgen de la Salud de Toledo y que, sin duda, ha causado una buena impresión en contraste con el generalizado convencimiento popular de que los altos cargos políticos viven en un mundo de privilegios inaccesible a los sufridos ciudadanos de a pie.

No debería ser noticia, pero lo es y, sobre todo da idea de la catadura moral de nuestro protagonista, un hombre recto, sencillo y político honrado. Por eso lo contamos, aunque no sea noticia.