JCCM

La Junta destina 230.000 euros a la depuradora de Villaescusa de Haro

El objetivo es que el agua llegue en mejores condiciones a la cuenca alta del Guadiana, ya que van a parar a un arroyo afluente del río Záncara

CuencaActualizado:

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha destinado 230.000 euros a las obras de mejora de la depuradora de Villaescusa de Haro (Cuenca), que permitirán que las aguas tratadas viertan en condiciones adecuadas al medio natural.

Esta depuradora se puso en marcha en 2009 por parte de la Junta de Comunidades y posteriormente su explotación fue asumida por la entidad pública Infraestructuras del Agua de Castilla-La Mancha, según ha informado este miércoles en una nota de prensa la Consejería de Fomento.

El director gerente de la Agencia del Agua de Castilla-La Mancha, Antonio Luengo, ha explicado que tras casi 10 años de funcionamiento ha sido necesario acometer estas obras de mejora para lograr que la depuradora mejore su rendimiento y que las aguas tratadas lleguen en condiciones adecuadas al medio natural.

Más concretamente se trata de que las aguas tratadas en la depuradora lleguen en mejores condiciones a la cuenca alta del Guadiana, ya que van a parar a un arroyo afluente del río Záncara.

En este sentido, Luengo ha indicado que, «pese a que esta necesidad de mejora de esta depuradora no es de ahora, sino que ya se constató hace años, el anterior Gobierno de Castilla-La Mancha no emprendió actuación alguna para corregir esta situación, con lo que ha supuesto por las sanciones impuestas desde la Confederación del Guadiana».

Luengo ha explicado que las mejoras consistirán en la ejecución de un aliviadero, para que cuando haya lluvias intensas, los caudales de agua que lleguen en exceso (aguas limpias de lluvia) no entren en la depuradora, así como en la ubicación de un nuevo caudalímetro que mida el volumen de agua que entra en la depuradora de un modo más preciso.

También se instalará un pozo de gruesos para retener los elementos sólidos antes de su entrada en la depuradora, para que no perjudiquen su funcionamiento, con recogida de los residuos atrapados para su transporte a vertedero y se mejorará el sistema de pretratamiento, para retirar sólidos y grasas de modo efectivo para no perjudicar el sistema de depuración.

Además habrá mejoras en el sistema de extracción y tratamiento de los fangos producidos por la depuración, para su posterior uso en agricultura y actuaciones para controlar automáticamente el funcionamiento de la planta, con envío de la información de modo remoto y se instalará un sistema de vigilancia y anti-intrusismo, para evitar robos o deterioros en la planta y varias actuaciones en materia de gestión de residuos.

La Consejería de Fomento ha señalado que una vez que se ha autorizado el gasto, se licitará el contrato de las obras, cuya conclusión se prevé para mediados del próximo año.