Turistas de Thomas Cook este sábado en Fuerteventura en una foto de Aaron Robinson
Turistas de Thomas Cook este sábado en Fuerteventura en una foto de Aaron Robinson - ABC

El turismo en Canarias, pendiente de la «Operación Matterhorn»

Londres prepara la operación de rescate aéreo más grande desde la Segunda Guerra Mundial en el país por la crisis de TCG

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

La cuenta regresiva ha comenzado para el operador turísticoThomas Cook, que intenta este domingo escapar de una bancarrota final en una reunión entre accionistas y acreedores. La crisis es británica pero Thomas Cook es un operador panaeuropeo: afecta al mercado nordico y alemán presente en Canarias, empresas de alquiler de vehículos, hoteles y apartamentos.

Si no se llega a acuerdo, se activará lo que en Londres han llamado «Operación Matterhorn», por la cantidad de aeronaves de todo el mundo que deberán actuar a fin de trasladar a sus lugares de origen a cientos de miles de turistas.

La «operación Matterhorn» fue un bombardeo estratégico por las fuerzas aéreas del ejército de Estados Unidos y Reino Unido contra las fuerzas japonesas al final de la Segunda Guerra Mundial entre 1944 a de marzo de 1945. Los aviones utilizados fueron Boeing B-29 Superfortress con base en el este de India y oeste de China dado que Rusia no dejaba usar su espacio aéreo. Los objetivos incluyeron el propio archipiélago japonés y las bases del ejército imperial japonés en China y el sudeste asiático.

Este domingo una junta directiva debe adoptar decisiones financieras para evitar la operación de repatriación masiva y costosa de cientos de miles de turistas que hay en mercados como Canarias. Entre enero y agosto ha traído a Canarias 2,6 millones de turistas.

En el corazón de Europa en agosto de 2017, una aerolínea quebró con 140 aviones, Air Berlin desapareció. Entonces Lufthansa, Eurowings, Condor, Easyjet y Ryanair comenzaron a hacerse cargo gradualmente de todo. Tambuién en 2017 quebró Monarch, y ocurrió algo similar. El asunto es que Thomas Cook quiere concentrarse en cruceros y hoteles. Las aerolíneas son rentables pero las tensiones de tesorería impiden el saneamiento.

El operador turístico tiene que encontrar 227 millones de euros de fondos adicionales para evitar el colapso y la repatriación de sus 600.000 turistas en todo el mundo. Si la opción de nuevos inversores privados parecía excluida el sábado por la mañana, las discusiones continuaron durante todo el día del sábado y se agregó a la agenda una reunión entre accionistas y acreedores este domingo.

Con los citados 227 millones de euros, que en caso de rescate público precisa autorización de las autoridades británicas de competencia, Thomas Cook cubriría una demanda de efectivo que piden los bancos para recapitalizar por más de 1.000 millones de euros. RBS y Lloyd's no creen viable esta apuesta porque en otoño de 2020 se pueden encontrar con la misma situación y, además, efectos del Brexir.

Si ese rescate no llega, Londres deberá pagar 600 millones de euros en repatriar 50.000 turistas turistas de su nacionalidad, la repatriación de paz más grande de Gran Bretaña que en el Reino Unico la comparan con la citada «operación Matterhorn». Cuando quebró Monarch repatriar 85.000 pasajeros costó algo más de 60 millones de euros. Con Thomas Cook el coste podría ser diez veces más caro.

La junta de Thomas Cook se reunió a última hora de la tarde. «Sabremos este domingo si se encuentra un acuerdo» y si Thomas Cook sobrevivirá o no. El operador turístico también estaba probando suerte con el gobierno para inyectar los fondos faltantes.

El sindicato TSSA, que representa a los empleados del operador turístico, también escribió el sábado a la ministra de Empresa e Industria, Andrea Leadsom, para exigir una «reunión urgente» e instarlo a «estar listo para ayudar a Thomas Cook». con apoyo financiero real.

«La sociedad debe salvarse en cualquier caso, ningún gobierno británico serio respaldaría la pérdida de tantos empleos», dijo el secretario general de la TSSA, Manuel Cortés. Thomas Cook tiene unos 22.000 empleados, 9.000 de ellos en el Reino Unido. Es el operador que lidera el mercado canario junto a TUI.

La posible quiebra del operador turístico más antiguo del mundo sería un trueno para el turismo en Canarias. Se espera que Thomas Cook organice de inmediato la repatriación de 600.000 turistas en todo el mundo, incluidos 150.000 británicos, por lo que es la operación más grande desde la Segunda Guerra Mundial en el país.

Al mismo tiempo, operador turístico y aerolínea, el grupo obtiene 11.320 millones de euros de facturación por año. Pero se ha debilitado en los últimos años por la fuerte competencia entre los operadores turísticos y un entorno económico incierto, particularmente en el Reino Unido con la vaguedad que rodea al Brexit y la caída de la libra.

El grupo consideró que ya no era viable como era y estableció un amplio plan de reestructuración con la adquisición de sus actividades de operadores turísticos por parte del chino Fosun y su aerolínea por sus acreedores. Pero los 900 millones prometidos no son suficientes y Thomas Cook necesita otros 227 millones para continuar con sus actividades.