Desempleados haciendo cola a las puertas de una Oficina de Empleo en Zaragoza
Desempleados haciendo cola a las puertas de una Oficina de Empleo en Zaragoza - Fabián Simón
Economía

Aragón, la tercera región en la que más se está frenando la creación de empleo

Durante el último año se ha desacelerado un 35%. Solo Asturias y Cantabria han cosechado cifras peores que Aragón

ZaragozaActualizado:

Aragón es la tercera región española en la que más se está frenando la creación de empleo. En 2018, el mercado laboral aragonés se desaceleró un 35%. Dicho de otra forma, durante el último año Aragón creó un 35% menos empleo que el que generó en 2017. Solo Asturias y Cantabria han arrojado cifras peores de desaceleración laboral de las que se ha anotado Aragón.

En 2018 se han trasladado al empleo los efectos de esos síntomas de ralentización que se están dejando notar en la economía española, en línea con una tendencia de moderación del crecimiento que planea sobre las economías europeas. Pero no en todas las autonomías ha tenido el mismo efecto en el mercado laboral. De hecho, hay regiones que en el útimo año han creado más empleo que en 2017 -aunque son la excepción-.

Aragón, sin embargo, se cuenta entre las autonomías en las que más se está frenando la creación de empleo. Es preocupante. Y más aún si se tiene en cuenta que Aragón es de las comunidades que aún están lejos de recuperar todo el empleo que destruyeron durante la crisis.

Así, pese a que ya van cinco años de crecimiento económico ininterrumpido, Aragón aún tendría que crear 26.000 puestos de trabajo netos para recuperar las cifras de ocupación que tenía a finales de 2007, justo antes de que estallara la crisis.

Y, cuando esta región aún no ha compensado el empleo destruido durante la recesión, la economía aragonesa empieza a mostrar síntomas de agotamiento en la generación de empleo. En 2018, Aragón creó 7.000 empleos menos que en 2017, un 35% menos.

En Asturias, la creación de empleo se ha recortado durante el útlimo año un 45%; y en Cantabria un 41,9%. Son las dos únicas regiones con una desaceleración mayor de la que se ha producido en Aragón. En todas las demás, la generación de empleo presenta datos mejores que los que ha arrojado la economía aragonesa durante el último ejercicio.