La Policía se lleva detenido a A. M., un sirio de 43 años que vivía en un piso de Vallecas, en Madrid
La Policía se lleva detenido a A. M., un sirio de 43 años que vivía en un piso de Vallecas, en Madrid - EFE

Un sirio que llegó como refugiado financiaba el regreso de yihadistas

Está implicado además en tráfico de seres humanos y en el crimen organizado

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Llegó a España hace un par de años como refugiado, junto a su mujer y varios hijos menores de edad. Procedía de la región de Alepo, en Siria, donde supuestamente ejercía la abogacía, y desde allí viajó al Líbano con su familia, en principio para huir de los horrores de la guerra... Ahora vivía en un piso de Vallecas, en Madrid, donde el pasado martes fue detenido por agentes de la Comisaría General de Información de la Policía acusado de financiar a Daesh para pagar los gastos de regreso a Europa de combatientes yihadistas, los llamados «foreign fighters». Estos individuos están considerados como una de las principales amenazas para la seguridad del Viejo Continente. El arrestado está ya en prisión sin fianza por orden del juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz.

Este individuo, M. A., de 43 años, formaba parte de la red de colaboradores que el aparato financiero de Daesh tiene repartidos por el mundo. Se trata de sujetos de la máxima confianza de los terroristas que reciben el dinero que individuos radicalizados quieren hacer llegar a la organización terrorista para mantener sus actividades criminales.

En el caso de M. A. hay indicios muy claros de que se trata de un remesador importante. En primer lugar, se han encontrado varios cuadernos manuscritos con contabilidad hawala, ya que ese era el sistema de envío de dinero a Siria, muy utilizado por Daesh al hacerse completamente al margen del sistema bancario tradicional.

Remesador importante

Al margen de las transferencias ordinarias, el detenido tenía en su poder varios libros contables con asientos de entrada y salida de dinero, que demuestran que manejaba grandes sumas y que es, por tanto, uno de los remesadores importantes de Daesh en Europa. Pero además se le intervino una elevada suma de dinero en efectivo que cuadra con las cantidades económicas que él reflejaba en su documentación contable y que en ningún caso encaja con una situación familiar asociada a una persona sin trabajo desde que llegó a España.

Las vigilancias a las que fue sometido el sospechoso demostraron que su rutina diaria era llevar a sus hijos menores al colegio y después acudir a una biblioteca próxima a su domicilio para hacer consultas en internet. Eso sí, adoptaba numerosas medidas de seguridad encaminadas tanto a ocultar su identidad como el rastro de sus comunicaciones, a través de distintas plataformas digitales que utilizaba para sus fines terroristas.

La investigación ha permitido demostrar que los combatientes yihadistas en Siria entraban en contacto a través de las redes sociales con adeptos a la doctrina de Daesh de diversas nacionalidades y les pedían que subvencionaran su periplo de vuelta. Una vez establecida la relación, era en esas conversaciones virtuales donde les facilitaban el contacto de componentes del aparato financiero de la organización en suelo sirio.

Viajes por Europa

Éstos, por su parte, como responsables de la «oficina de envíos», manejan una red de tipos de confianza en Occidente encargada de hacer en última instancia los movimientos de capital necesarios para poder costear la vuelta de los terroristas. A lo largo de estos dos años M.A. ha viajado a más de un país del espacio Schengen. Las fuentes consultadas por ABC sospechan que el motivo de esos viajes estaba relacionado con su actividad de facilitar el regreso a Europa de los «foreing fighters», y se ha abierto una línea de investigación junto con las policías de esos países.

Hay otro detalle importante en esta operación, y es la vinculación del detenido con actividades de tráfico de seres humanos y de crimen organizado, que al parecer también le servían como fuentes de financiación. No es la primera vez que se detectan estos vínculos entre un yihadista y la delincuencia organizada.

Tras la pérdida total del control territorial en Siria, Daesh ha instado a sus combatientes a que vuelvan a sus lugares de origen para continuar allí la yihad y extender el terror por todo Occidente. Se trata de gente muy ideologizada y con experiencia en combate, y por ello esta operación supone la neutralización de una importante amenaza para nuestra seguridad.