El presidente del Congreso, Pedro Sánchez, este miércoles en el Pleno del Congreso - EP | Vídeo: Borrell acusa a un diputado de ERC de escupirle (ATLAS)

Sánchez abronca a ERC por sus «gestos inaceptables» y pide perdón por el espectáculo visto en el Pleno

El jefe del Gobierno respalda al ministro de Exteriores, Josep Borrell, tras su enfrentamiento con Gabriel Rufián

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Los decibelios que ha terminado alcanzando este miércoles la insultona intervención del portavoz adjunto de ERC, Gabriel Rufián, frente al titular de Exteriores, Josep Borrell, en el Pleno; la expulsión del hemiciclo del primero; y el posible salivazo que un diputado de ERC lanzó al citado ministro al abandonar el Pleno, han llevado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a intermediar en el debate.

En un mensaje escrito, y sin alusiones directas a ERC, el jefe del Ejecutivo ha mostrado «toda» su solidaridad con Borrell «que ha tenido que soportar palabras y gestos inaceptables», en alusión a la conducta de la formación independentista. En esta línea, ha reclamado «una reflexión» a todos los diputados que practican la política con insultos y ha pedido perdón a los españoles por el bochornoso espectáculo ofrecido esta mañana a manos de ERC. «Con sus actuaciones no solo se descalifican a sí mismos, también socavan la dignidad de una institución tan importante como el Congreso de los Diputados. Socavan la dignidad misma de la Democracia», continúa el texto.

«Todos debemos pedir disculpas a la sociedad. Yo, como presidente del Gobierno y por tanto máximo responsable político de nuestro país, lo hago. Pido disculpas a la sociedad. Y conmino a sus señorías para que, si bien lo visto hoy en el Congreso no es la primera vez que sucede, sí sea la última», ha reclamado, aunque en el momento de los hechos ni siquiera estaba sentado en su escaño. También había abandonado el hemiciclo la vicepresidenta, Carmen Calvo. Pero según el presidente del Gobierno, «el espectáculo presenciado hoy y otros días, sean quienes sean los protagonistas y los responsables, nos afecta a todos y todas».

Sánchez ha censurado que este miércoles se hayan «dicho y hecho cosas terribles» en el Pleno pero también ha recordado que «no es la primera vez» y ha aprovechado para denunciar las «palabras gruesas y graves insultos» que recibió hace pocas semanas. Sin alusiones directas, se refería así a la frase que le dirigió el presidente del PP, Pablo Casado, a finales de octubre durante el debate en el Pleno. «¿No se da cuenta de que es partícipe y responsable del golpe de Estado que se perpetra en España?», dijo Casado.

El jefe del Ejecutivo ha advertido a los diputados y miembros del Gobierno que su misión es «representar y defender los intereses del conjunto de la sociedad» y que para ello es necesario «estar a la altura». «No estarlo significa decepcionar a la ciudadanía», ha advertido. «No hay nada más peligroso para una democracia que la desafección ciudadana ante sus representantes e instituciones, y lo sucedido hoy camina en esa dirección», ha reprochado.

«Hago un llamamiento a todos los representantes políticos para que desde la defensa de los ideales y principios de cada uno, trabajemos para que los debates siempre sean sosegados y constructivos. Los españoles y españolas no se merecen otra cosa», ha concluido.