Pedro Sánchez, presidente del Gobierno en funciones - EFE | Vídeo: ATLAS

Sánchez no se mueve de su plan con Podemos y el Gobierno descarta hacer una oferta a PP y Cs

La portavoz y el presidente rechazan dar más pasos en la negociación con Podemos. Se busca el desgaste de PP y Cs pidiendo su abstención pero sin hacer una oferta. No agrada negociar con ERC pero no se descarta su abstención

MadridActualizado:

El Gobierno sigue insistiendo en que su intención es presentarse a la investidura pronto. «Vamos a ver si logramos llegar a la investidura cuanto antes», ha comentado la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, tras la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Aunque de momento el Ejecutivo no ha dado más pasos para cerrar apoyos. La estrategia es «esperar» a una respuesta de Unidas Podemos al planteamiento de un Gobierno de cooperación que no incluye la presencia de los de Pablo Iglesias dentro del Consejo de Ministros.

Pese a la nula posibilidad de que suceda el Gobierno plantea que «no hemos retirado para nada el esfuerzo de que PP y Cs se abstengan». Aunque el Gobierno sabe que las opciones son prácticamente nulas. «Se les pide un tema de Estado. Si usted no pueda, favorezca la gobernabilidad», ha dicho Celaá, pero dejando claro que «no creo que esperen ninguna oferta. Si la esperasen la habrían formulado». Pero el Gobierno tampoco la formula pese a que es el presidente el que tiene el encargo de formar Gobierno.

La portavoz Celaá ha insistido en que «en un panorama tan fragmentado hemos de visualizar que todos los partidos son legales». Una consideración que abre la puerta a una abstención del independentismo. «Si se abstiene, que se abstenga, pero no será nuestra responsabilidad», se reconoce en privado en el Gobierno. La estrategia es decir que Pedro Sánchez seguirá «dentro de la Constitución», pero sin cerrar la puerta a esa posibilidad de un apoyo sin condiciones: «El presidente solo va a mantener diálogo en el ámbito de la Constitución. Solo y exclusivamente».

Eso sí. De forma oficial se sigue apelando a PP y Cs pero sin hacerles una oferta concreta sino pidiendo su abstención. «En esta ocasión no hay más alternativa. Por tanto seguimos pidiendo que se abstengan. Con el fin de que eso no ocurra», decía Celaá refiriéndose en último término a la no dependencia del independentismo.

Ni oferta a PP y Cs, ni voluntad de negociar ampliamente con ERC ni nuevos pasos para acercar posturas con Podemos. Sánchez, cuya agenda internacional va a dilatar estos procesos, no se mueve y espera que el desgaste en el resto haga su efecto. Hoy en Bruselas ha vuelto a defender la fórmula ofrecida a Iglesias que no incluye ministerios, algo que ha justificado en que «no tenemos mayoría absoluta». Y ha defendido su propuesta como «razonable, sensata y ambiciosa».