El fundador de la ONG española Proactiva Open Arms
El fundador de la ONG española Proactiva Open Arms - Reuters

Sánchez da la espalda al fundador del Open Arms

Oscar Camps se ha reunido con Macron, Merkel y el presidente del Parlamento Europeo para tratar la situación de los 151 migrantes que siguen a bordo del barco

MadridActualizado:

El fundador de la ONG Proactiva Open Arms, Oscar Camps, ha asegurado este miércoles mantener contactos con los presidentes de Francia y Alemania, Angela Merkel y Enmanuel Macron, además de con el presidente del parlamento europeo sobre la situación de los 151 migrantes que continúan a 25 millas de Lampedusa a la espera de puerto seguro para desembarcar.

Sin embargo, Camps ha asegurado que no ha mantenido ningún contacto personal con el presidente del gobierno en funciones, Pedro Sánchez, porque este le ha declinado hasta en tres ocasiones en los últimos meses mantener una reunión.

«Con Merkel y con Macron he tenido contactos estos días y con el presidente del Parlamento Europeo», ha explicado Camps durante la entrevista. «El presidente francés recibió la información y la respuesta que hemos obtenido es que se ponía en marcha», ha añadido.

En cuanto al ejecutivo español, Camps ha admitido «contactos pero no a nivel» de Pedro Sánchez, como sí lo hizo con otros jefes de gobierno. «En su día nos conocimos, quedamos para tomar un café, desde entonces hicimos tres peticiones pero me han contestado por escrito que no», ha indicado el fundador de la ONG.

Y, aunque ha admitido que «no es responsabilidad del ejecutivo lo que pase en el Mediterráneo Central» considera que eso «no implica que una organización española que trabaja en un país de África o Asia, sea protegida por su propio gobierno».

El fundador de la ONG Proactiva ha precisado que su intención no es «perjudicar a ningún Gobierno, pero tampoco dejar morir a la gente en el mar» y ha insistido en la responsabilidad de Italia de garantizar un puerto seguro para la embarcación.

Según Camps, ya han agotado «todas las vías administrativas y legales para forzar a Italia» pero la organización sigue intentando que los gobiernos europeos «atiendan y acojan» y ha lamentado que la Unión Europea no haya sido capaz de arbitrar un sistema de reparto.

«Si la misma Unión Europea no es capaz de poner orden dentro de los 28, para eso están los tribunales», ha indicado Camps quien ha asegurado que «son los políticos quienes parece que son antisistemas y las ONGs quien están cumpliendo con el derecho internacional».

Situación en el barco

En cuanto a la situación en la que se encuentran los migrantes que llevan 13 días en el barco, ha explicado que la tensión es cada vez mayor por la convivencia de personas de 10 nacionalidades distintas que han sufrido todo tipo de torturas, violaciones y esclavitud. «El umbral de tolerancia y de violencia es muy alta. Hay discusiones por un trozo de sombra, de comida, el baño... Las condiciones climatológicas también dificultan; son 13 días sin poder ni siquiera llamar a tus padres para decir que estás vivo, 13 días desaparecido», ha subrayado Camps.

De lo que está seguro el fundador de Open Arms es de que de no haber sido rescatados, los 150 migrantes que están a bordo del barco «ya estarían muertos» y ha reconocido que la ONG no es quien para decir «qué hay que hacer con ellos, pero si que no hay que dejarles morir».

Esta madrugada se evacuó en Italia a los dos niños y a sus padres por motivos médicos y el pasado lunes Malta se ofrecía a acoger a los migrantes rescatados en el último barco, solo una parte de la tripulación, lo que generó gran revuelo en la embarcación: «Imagínate el problema que genera eso cuando llevamos varios días con muchas personas a bordo, imagínate que las ultimas personas que rescatas son las primeras que bajar», explica Camps.

El fundador de Open Arms está convencido de que, de no haber sido rescatados, los 150 migrantes que están a bordo del barco ya estarían muertos: «¿Sabe cuanto dura la vida en el mar sin chaleco y sin nada? Por supuesto que estarían todos muertos pero no importa, son sin nombre». Además, ha puesto un ejemplo práctico: «Los políticos toman decisiones desde su despacho con aire acondicionado. Cuando estás en el mar y ves cómo se está escorando una patera, cómo las mujeres dejan a los niños caer porque no pueden, no piensas en una multa, sino tratas de recoger a ese niño. Una vez lo tienes a salvo, puedes hablar de lo que ha ocurrido y puedes discutir qué hacer con esta situación».

Óscar Camps ha admitido que sabe que se expone a grandes multas, incluso a pena de cárcel por su labor en el mar, por eso, habló con su familia: «Mi madre me dijo que de la cárcel se sale, del fondo del mar, no».

El fundador de la ONG ha subrayado que sigue esperando a tomarse un café con Pedro Sánchez, tal y como quedaron cuando se conocieron.