El Open Arms, en una imagen de archivo
El Open Arms, en una imagen de archivo - ZUMAPRESS.com

El Gobierno niega que el Open Arms pueda pedir asilo en España para 31 menores

El capitán, que lo solicitó a la embajada de España en Malta, no tiene «capacidad jurídica»

S.E.
MadridActualizado:

Con Pedro Sánchez desaparecido por completo de la vida pública, la semana pasada le tocó a su vicepresidenta Carmen Calvo alejar la idea de un recibimiento del Open Arms en España, que rechazaron los responsables del propio barco al zanjar ayer que «no pueden ni quieren» porque tardarían cinco días. El relevo como voz del Ejecutivo lo ha tomado estos días el titular en funciones de Fomento, José Luis Ábalos, que por tercera jornada consecutiva dio pie a discusiones con las autoridades del barco, a los que el sábado se refirió como «abanderados de la humanidad». Ayer lamentó que con esta situación «se comprometa la reputación de España» en materia de salvamento, -se superaron lo 50.000 el año pasado-, al tiempo que aprovechó para negar que el capitán del barco tenga «capacidad jurídica» para pedir asilo a nuestro país para 31 menores que viajan a bordo del buque humanitario.

Esa solicitud fue trasladada el lunes a la embajada española en Malta, según dijo el propio Open Arms a la agencia Efe, pero a juicio de Ábalos no tenía otro fin que el propagandístico. «Entiendo que para seguir manteniendo la cuestión viva puede ser un argumento, pero no tiene esa capacidad jurídica», dijo el ministro en Telecinco, lo que tuvo oportuna respuesta del fundador de la ONG del barco, Óscar Camps. «No tratamos de mantener viva la cuestión -escribió en sucesivos tuits-. Tratamos de mantener vivas a las 507 personas que hoy están sufriendo un secuestro en medio del mar», dijo en referencia a la suma del pasaje del Open Arms y el otro barco de socorro de inmigrantes que opera actualmente en el Mediterráneo, el Ocean Viking. También pidió al Ejecutivo «valentía y altura política».

Salvini: No y no

Este diario intentó de nuevo ayer hablar con Camps, pero sin éxito, ya que se encontraba «de viaje» según el departamento de prensa de la organización. A través del mismo canal, el fundador de la ONG, insistió en la crítica contra el gobierno acusándole de querer «instaurar (un relato) en la opinión pública, tratando de mantener un pulso (débil) contra el Gobierno ultra del señor Salvini a costa de atacar a las ONG que operan en aguas del Mediterráneo». El ministro del Interior italiano insistió ayer en invitar al Open Arms a poner rumbo a España e insistió en que no abrirá los puertos italianos. Más allá, Camps aseguró que el Open Arms no quiere ni puede venir a un puerto español «por el riesgo que supondría viajar cinco días más con las 151 personas a bordo».

Justo ayer, tres ayuntamientos, los de Cádiz, Palma y Mahón, los dos últimos en las Baleares, se ofrecieron para acoger el barco, una propuesta sin demasiado recorrido toda vez que esa decisión corresponde a la administración central.

En este contexto, y cuando se cumplían ayer doce días del socorro en el mar de los primeros inmigrantes que se subieron a bordo del Open Arms, la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) hizo un llamamiento a los gobiernos europeos para que permitan el «desembarco inmediato» de ese conjunto de 507 personas que esperan puerto en los dos barcos humanitarios.