CONGRESO

El ritmo de trabajo del Gobierno obliga a los diputados a trabajar más horas

Julio, que tradicionalmente es inhácil, acogerá sesiones plenarias hasta la próxima semana para aprobar todas las medidas del Ejecutivo

MADRID Actualizado:

La fuerte agenda del Gobierno está teniendo su traslación en el Congreso de los Diputados. En julio, que tradicionalmente es inhábil, se han tenido que celebrar sesiones plenarias de carácter extraordinario para acoger el fuerte plan de ajuste lanzado por el presidente del Ejecutivo y esta misma semana la actividad continúa para que hoy se puedan convalidar los recortes aprobados en Consejo de Ministros el pasado viernes. El ritmo de aprobación del tijeretazo también está siendo acelerado ya que lo habitual es que las medidas adoptadas por el cónclave ministerial se eleven al Parlamento, no una sino dos semanas después.

Además, la semana que viene se mantendrá la actividad para que el martes día 24 se pueda aprobar en el Parlamento el techo de gasto que se aprobará mañana en el Consejo de Ministros y que es la piedra angular para los próximos Presupuestos Generales del Estado. Los diputados tienen que compaginar toda esta actividad plenaria con su habitual trabajdo en comisiones y los despachos.

La previsión del presidente del Congreso, Jesús Posada, al menos, es mantener la Cámara Baja sin actividad durante el mes de agosto. La vuelta, no obstante, será dura. Los diputados tendrán que retomar el ritmo para sacar adelante todas las decisiones que adopten los Consejos de Ministros durante el mes de agosto. Al menos tres reuniones que seguro darán para mucho.