La Familia Real acudió a la Misa de Resurrección en la Catedral de Palma
La Familia Real acudió a la Misa de Resurrección en la Catedral de Palma - EFE

Los Reyes, vitoreados en la Catedral de Palma antes y después de la Misa de Resurrección

Varios centenares de personas recibieron a la Familia Real a su llegada al templo

Palma de MallorcaActualizado:

Los Reyes y sus hijas, junto con Doña Sofía, asistieron ayer a la Misa de Resurrección celebrada al mediodía en la Catedral de Palma. La Familia Real llegó al templo poco antes de las doce de la mañana en un vehículo conducido por Don Felipe. A su lado, en el interior, se encontraba Doña Letizia, mientras que en la parte posterior viajaban la Reina emérita junto con sus nietas, la Princesa de Asturias, Leonor , y la Infanta Sofía.

En las inmediaciones de la catedral había en esos momentos varios centenares de personas, tanto residentes como visitantes, que aplaudieron y vitorearon a Don Felipe, Doña Letizia y Doña Sofía, que correspondieron a esas muestras de afecto con varios saludos. También recibieron idénticas expresiones de cariño las dos hijas de los Reyes. Desde primera hora de la mañana se habían congregado ya numerosas personas en las inmediaciones de la Catedral, ilusionadas con la posibilidad de poder ver de cerca a los Monarcas, saludarles y fotografiarles.

En la entrada principal de la parroquia la Familia Real fue recibida por la delegada del Gobierno en Baleares, María Salom, y por el administrador apostólico de Mallorca, monseñor Sebastià Taltavull, acompañado por los integrantes del Cabildo catedralicio. Tras posar para los medios de comunicación congregados en el lugar, la Familia Real entró en el templo.

Mientras avanzaban por el pasillo central, dieron la mano a numerosos fieles que habían asistido también a la tradicional Misa del Domingo de Pascua. La ceremonia religiosa duró algo menos de una hora. A la salida, se reprodujeron los aplausos y los vítores. Los momentos de mayor emoción se produjeron cuando Don Felipe y Doña Letizia, acompañados por sus hijas y por Doña Sofía, se acercaron hasta las personas que aún seguían congregadas en las inmediaciones de la catedral para saludarlas personalmente, estrechando su mano. Ese gesto de proximidad y cercanía fue muy bien recibido.

Unos minutos después, los integrantes de la Familia Real abandonaron el lugar a bordo del mismo vehículo en el que habían llegado. El destino era el Palacio de Marivent, residencia estival de los Reyes en Mallorca y también durante la Semana Santa. Como suele ser habitual en estos casos, había un relevante despliegue policial en la zona para garantizar la seguridad.

Don Juan Carlos no acudió

A la Misa de Resurrección del pasado año acudieron los mismos integrantes de de la Familia Real, ya que entonces tampoco acudió Don Juan Carlos. Al tratarse de un acto de carácter privado, no institucional, los Reyes no fueron recibidos por ningún representante del Gobierno balear, que en esta legislatura preside la socialista Francina Armengol. Tradicionalmente ha ocurrido siempre así, tanto con los gobiernos autonómicos del PP como con los tripartitos liderados por el PSOE.

La única excepción se produjo en la pasada legislatura, cuando los Reyes fueron recibidos a la entrada de la Catedral por el entonces presidente regional, José Ramón Bauzá, y por la entonces presidenta del Consejo de Mallorca, María Salom, ambos del PP.

El de ayer fue el único acto público al que han asistido los Reyes en esta Semana Santa en Mallorca. Por su parte, Doña Sofía, acompañada por su hermana, la Princesa Irene de Grecia, acudió el lunes a un concierto solidario también celebrado en la catedral.