El comisario de Inmigración e Interior, Dimitris Avramopoulos
El comisario de Inmigración e Interior, Dimitris Avramopoulos - Efe

La UE reconoce la «enorme presión» migratoria en España y anuncia más millones para Marruecos

Se apuesta por «completar» la entrega de 140 millones comprometidas a Rabat, de los que se han transferido 45,6

BruselasActualizado:

La Comisión Europea admitió ayer la «enorme» presión migratoria a la que está sometida España y abrió la puerta a brindarle más ayuda financiera y operativa para controlarla , al tiempo pidió reforzar la cooperación con Marruecos. «España está sometida a una enorme presión», dijo el comisario de Inmigración e Interior, Dimitris Avramopoulos, en rueda de prensa para hacer balance de gestión comunitaria de la crisis migratoria.

«Ya hemos dado casi 36 millones de euros de asistencia de emergencia el año pasado y estamos listos para dar a España el apoyo técnico, financiero y político que necesite», aseguró el griego. «España está bajo presión y seguirá teniendo nuestro pleno apoyo», incidió.

Avramopoulos reconoció el desvío del flujo hacia España a través de Marruecos tras la caída de las llegadas desde Libia a Italia por la «mejor» gestión de la ruta del Mediterráneo Central y subrayó la necesidad de «reforzar» la cooperación con Marruecos, admitiendo la necesidad de «completar» el desembolso del paquete de 140 millones de euros de ayuda europea anunciada a final de año para «mejorar las capacidades de gestión de fronteras» de Marruecos.

«Esperamos desarrollar una relación más estrecha, profunda y ambiciosa con Marruecos», añadió tras «elogiar» las acciones de Rabat para «impedir un gran número de salidas de irregulares» y garantizarle el «apoyo» europeo.

Del paquete 100 de los 140 millones ya han sido contratados y se han desembolsado 45,6 millones, según informaron a Europa Press fuentes del Ejecutivo comunitario, que dejaron claro que la ayuda europea está sujeta a «condiciones» en materia de respeto de los Derechos Humanos y los estándares internacionales. «No damos dinero sin condiciones sobre Derechos Humanos», subrayaron.