Mariano Rajoy, en el Pleno del Congreso este miércoles - REUTERS

Rajoy reclama unidad sobre los refugiados y alerta de los «aprendices de mesías»

Elogia la respuesta que dio España en 2006, con Zapatero en el Gobierno, ante la llegada masiva de inmigrantes

MadridActualizado:

Mariano Rajoy ha comparecido ante el Pleno del Congreso por primera vez esta legislatura, con el objetivo de informar del acuerdo sobre los refugiados que se alcanzó en Bruselas los pasados días 17 y 18 de marzo. El presidente en funciones se ha centrado en la crisis de los refugiados, y en el referéndum del Reino Unido en la UE, que se trató en febrero, pero el Gobierno esperaba claramente que el resto de los grupos aprovechara para atacarle en plena etapa de negociaciones. Rajoy ha pedido unidad ante una política de Estado como la de los refugiados, y ha alertado de los «aprendices de mesías».

Para mostrar su voluntad de acuerdo y unidad, Rajoy ha elogiado la respuesta que dio el Gobierno de Zapatero en 2006, ante la llegada de más de 36.000 personas a Canarias desde África occidental. «Para resolver con éxito aquella crisis, España adoptó una serie de medidas basadas en la cooperación, con los países de origen y de tránsito», ha recordado.

«Fue el anterior Gobierno, pero como en cualquier política de Estado, tuvo su continuidad con el actual Ejecutivo», ha subrayado Rajoy. «Estamos actuando con responsabilidad y solidaridad». A su juicio, el Gobierno que salga en el futuro «debería mantener la misma política de asilo».

«Afrontamos un problema que nos va a acompañar durante mucho tiempo. Un problema que hemos de resolver conjuntamente porque, en caso contrario, podría afectar a aspectos básicos de los principios de la Unión Europea», ha advertido.

«Responsabilidad y solidaridad»

El presidente en funciones ha explicado que en septiembre de 2015, España se comprometió a reubicar cerca de 16.000 personas procedentes de Italia y de Gracia. El proceso ha comenzado a ejecutarse «con lentitud, exasperante lentitud», pero ha asegurado que se están acelerando en las últimas semanas y «estamos entre los primeros países que se han mostrado dispuestos a reubicar refugiados».

Según los datos que ha aportado, en 2015 más de 5.000 sirios han solicitado derecho de asilo en España, lo que es una tercera parte del total de solicitudes de asilo que tramita el Ministerio del Interior.

Rajoy ha mantenido ante el Pleno que en el Consejo Europeo defendió la posición consensuada en el Congreso, y exigió el respeto escrupuloso de la legalidad, tanto europea como internacional, sobre los refugiados. España insistió en tres principios fundamentales: el necesario respeto al principio de no devolución; la prohibición de devoluciones masivas y el examen individualizado de las solicitudes de asilo. Al mismo tiempo, España insistió en que Turquía debe controlar de manera eficaz sus fronteras exteriores y luchar contra las mafias que se lucran con el tráfico de personas.

El presidente ha remarcado que España está actuando con «responsabilidad y solidaridad» ante la crisis de los refugiados, un problema «enorme» al que se enfrenta Europa, pero ante el que nuestro país está bien preparado, en su opinión.

Sánchez critica a Rajoy

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en su intervención, ha tildado de «auténtica vergüenza» la política desempeñada por el Gobierno de Rajoy y le ha acusado de no haber sido «leal» al acuerdo consensuado con los partidos en el Congreso.

«Millones de personas desplazadas huyendo de la muerte y su gobierno solo ha demostrado tener capacidad para acoger a 18 refugiados. Es una auténtica vergüenza», ha censurado el líder socialista tras recordar que España se ha comprometido a recibir a varios miles de desplazados.

Para el líder socialista, este comportamiento no se justifica cuando los ayuntamientos y comunidades autónomas están deseando ejercer una solidaridad que «el Gobierno les niega».

Sánchez ha aceptado «no usar a los refugiados como arma política», pero ha puntualizado que otra cosa «muy distinta es abandonarles a su suerte o dejar que su gobierno siga instalándose en la eterna siesta de la que si todo va bien pronto le despertaremos».

La «frivolidad» del líder socialista

En las réplicas, Rajoy ha sido rotundo frente a Sánchez, al que ha acusado de «frivolidad» por las afirmaciones y las acusaciones que ha dirigido al Gobierno, como al decir que cuando él sea presidente, España será un país de acogida. «España es un país de acogida, ahora, antes y lo seguirá siendo en el futuro», ha replicado Rajoy.

También se ha dirigido a Pablo Iglesias para pedirle «un poco de moderación» en lo que dice: «Aprenda de mí, que en eso soy muy bueno», le ha aconsejado Rajoy. Luego, Iglesias le reprocharía el tono simpático, en contraste, ha dicho, con los problemas que hay en la calle.