El delegado de la Generalitat en Madrid, Ferran Mascarell (i) y la portavoz adjunta de JxCat, Gemma Geis (d), leen el manifiesto de presentación de «Crida Nacional» - EFE / Vídeo: Puigdemont presenta su nuevo movimiento político: la Crida Nacional

Puigdemont, Torra y Sànchez lanzan una OPA hostil contra todo el secesionismo

Crida Nacional aspira a desactivar el PDECat, a corto plazo, y superar a ERC y la CUP, a medio

BarcelonaActualizado:

«El independentismo soy yo» es lo que vino a decir Carles Puigdemont durante la presentación de un movimiento político que aspira a aglutinar todo el secesionismo de Cataluña. Con la vista puesta en las próximas elecciones municipales de mayo de 2019, a corto plazo, y con la intención de superar la lógica de los partidos nacionalistas catalanes -el PDECat, ERC y la CUP-, Puigdemont y su entorno fiel, liderado por su sucesor al frente de la Generalitat, Quim Torra, pusieron ayer la semilla de una operación que, si acaba como esperan -a partir de una «convención nacional constituyente» en otoño-, culminará con la desaparición de los partidos que han liderado hasta hoy el «procés» secesionista.

Crida Nacional per la República es el nombre elegido para lanzar una OPA hostil en toda regla contra el PDECat, primero, que celebra este fin de semana un congreso para integrar a los críticos con la dirección (liderados por Joan Ramon Casals), y ERC y la CUP, después, si bien desde estas dos formaciones dejaron claro, ayer mismo, que no quieren saber nada del proyecto liderado por Puigdemont, Torra y Jordi Sànchez, este último en prisión preventiva acusado de rebelión por el Tribunal Supremo y exlíder de la Assemblea Nacional Catalana (ANC).

En el Ateneo barcelonés, ayer, dio su primer paso este movimiento, cuyos promotores -Puigdemont y Torra, por vídeo, ya que el segundo perdió el avión que le debía devolver de Alemania, tras visitar al primero; y Sànchez, mediante una carta- proponen cinco compromisos: «Desplegar una estrategia destinada a convertir Cataluña en un Estado independiente», «construir un movimiento que cristalice en un instrumento político organizado», «vertebrar este instrumento político a partir de la pluralidad ideológica», «apoderar la ciudadanía de Cataluña» y «disolverse», una vez que se consiga «el objetivo de instauración de la República Catalana».

«No va de restar»

Sobre esta base, «hay que sumar a mucha gente; esto no va de restar», señalan a ABC fuentes conocedoras de cómo ha ido fraguándose la presentación de Crida Nacional. «Ha llegado el momento de que el independentismo se convierta en un movimiento para caminar juntos. También se ha hablado con sectores del PSC y los comunes», apuntan las mismas fuentes.

De momento, la OPA hostil solo afecta al PDECat, partido que ayer estuvo representado en el Ateneo por Marta Pascal, su coordinadora general, y que acudió, según fuentes oficiales del partido, «porque tenía ese compromiso con Ferran Mascarell», delegado de la Generalitat en Madrid y uno de los que leyó ayer los puntos programáticos de Crida Nacional. Sin embargo, ERC optó por un perfil bajo y envió al acto a Eduard López, vicesecretario general de Acción Política. Fuentes de la dirección apuntaron a este diario que este proyecto de Puigdemont no es más que la «enésima refundación» de la derecha nacionalista catalana y su portavoz, Marta Vilalta, deseó suerte a la iniciativa que situó en el «centro-derecha».

«Sumar»: Puigdemont señala que en su movimiento «no sobra nadie» y «todo el mundo es bienvenido»

Tampoco asistieron los líderes de la ANC y Òmnium Cultural; y, según pudo saber ABC, Elisenda Alamany (diputada autonómica de los comunes e independentista confesa) declinó asistir, pese a estar invitada, porque «era un acto de partido».

Así, está por ver el recorrido que pueda tener Crida Nacional, pero algunas fuentes del entorno del PDECat, que vivieron en primera persona el poder del pujolismo, lo ven como una jugada que solo trata de crear «un movimiento con un caudillo que basa su fuerza en la movilización callejera». «Una iniciativa como esta puede cuajar porque se hace con dos premisas simples: unidad de los independentistas y el país por encima de los partidos», advierten estas fuentes, que añaden: «Los que estén fuera, gentuza».

De momento, Puigdemont, durante su intervención por videoconferencia, ayer, insistió en que «no sobra nadie» y «todo el mundo es bienvenido».