Juan Manuel Moreno y Pablo Casado, en Huelva, antes de las elecciones andaluzas
Juan Manuel Moreno y Pablo Casado, en Huelva, antes de las elecciones andaluzas - ABC

El PP y Ciudadanos se acercan para que Juan Manuel Moreno presida la Junta de Andalucía

Villegas subraya que su única línea roja es que el PSOE no esté en el Gobierno autonómico

MadridActualizado:

El Partido Popular y Ciudadanos se sentarán esta tarde, a partir de las cuatro, a la misma mesa en el Parlamento de Andalucía para buscar un acuerdo que pondrá fin a casi cuatro década de poder del PSOE en esa Comunidad. La disposición al «pacto del cambio» es máxima, y a estas horas ya no es una barrera imposible el nombre del próximo presidente de la Junta. Para el PP, la candidatura de Juan Manuel Moreno es «irrenunciable», mientras que en Ciudadanos se ha dejado de considerar una línea roja su propia propuesta.

A la reunión asistirán los candidatos del PP y Ciudadanos a las elecciones del 2 de diciembre, Juan Manuel Moreno y Juan Marín, y los secretarios generales de ambos partidos, Teodoro García Egea y José Manuel Villegas. Hasta ayer, el acuerdo tenía un muro complicado por delante, pues tanto Pablo Casado como Albert Rivera habían defendido como única opción para la Presidencia de la Junta la de sus respectivos partidos.

La vicesecretaria de Comunicación del PP, Marta González, subrayó en rueda de prensa que el nombre de Juan Manuel Moreno es «absolutamente irrenunciable e innegociable». Los populares no están dispuestos a moverse un milímetro de ahí. Ha sido Ciudadanos el que ha introducido un matiz importante en su posición. La dirección de este partido señaló ayer que no considera una «línea roja» en su negociación con el PP que Juan Marín sea presidente de la Junta. Su único límite, subrayó, es que el PSOE no forme parte del «cambio necesario» y que pase a la oposición.

Pero la negociación empieza hoy, y aún no es el momento de mostrar retrocesos. Así, Villegas defendió que Marín debería presidir la Junta porque el PP obtuvo en las elecciones «el peor resultado de su historia» en Andalucía, y además Moreno podría verse obligado a «dar explicaciones» por los casos de corrupción que afectan a su partido.

Acuerdo «rápido»

La negociación, que será «global», está abierta en todos sus puntos. El PP está dispuesto a pactar que la Presidencia de la Mesa del Parlamento autonómico sea para Ciudadanos, e incluso podría tender la mano a una entrada del partido naranja en el Gobierno regional. «Se hablará de todas las posibilidades», señalan fuentes del PP. Pablo Casado y Albert Rivera pudieron conversar en la recepción del Día de la Constitución, en el Congreso, para dar un impulso decisivo a las reuniones.

Pero los dos partidos, que consiguieron 26 y 21 diputados en las elecciones del 2-D, quieren un acuerdo de programa para la próxima legislatura, y en eso se centrarán para no visualizar un mero reparto de cargos. Marta González sostuvo que en esta primera cita deben hablar de las «necesidades» de Andalucía y de las «medidas que hay que poner en marcha de manera urgente, y no de cargos». La reunión de hoy es solo el principio de una serie de contactos que se intensificarán durante dos semanas.

Fuentes populares creen que podrá avanzarse en el acuerdo de forma rápida. La fecha límite es el 27 de diciembre, día de la constitución del Parlamento. Una vez cerrado un eventual pacto entre el PP y Ciudadanos, deberán tener el apoyo de Vox (12 diputados) para poder tener una mayoría suficiente en una Cámara de 109 escaños.

Casado, que tiene una buena relación personal con Rivera, y también con Santiago Abascal, ha optado por dejar al margen a Vox en esta primera fase de la negociación en Andalucía, pero las conversaciones tendrán que producirse después para conseguir su voto afirmativo.