La vicesecretaria de Estudios y Programas del PP, Andrea Levy, en declaraciones a los medios en Génova - EFE

El PP retirará de los Presupuestos las concesiones al PNV sin tocar la subida de las pensiones

Los populares creen que el malestar generado por el desalojo del poder es su «mejor campaña electoral»

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El PP tiene claro que el desalojo forzado del Gobierno ha sido un «shock» para toda su parroquia, pero también entiende que esta nueva etapa puede ser «una oportunidad» para rearmar el partido con la mirada puesta en volver a La Moncloa: «Es el momento de hacer política». La nueva situación lo cambia todo, y la nueva estrategia del partido parece evidente: «En lugar de jugar a la defensiva, pasaremos al ataque».

Diversas fuentes del partido creen que afrontar desde la oposición el ciclo electoral que se abrirá en menos de un año –con la celebración en mayo de 2019 de elecciones europeas, autonómicas y municipales– les permitirá «ir a degüello» contra el nuevo Gobierno socialista, que tendrá que sufrir el desgaste de gobernar, con la dificultad de hacerlo con los socios que le han aupado a la Presidencia del Ejecutivo: independentistas y populistas. Esta hipótesis, optimista en todo caso, parte de una base que tendrá que hacerse realidad: que el PP consiga realizar un proceso de sucesión pacífico y ordenado que le permita centrar sus esfuerzos en liderar la oposición: «Si lo sabemos gestionar y llevar correctamente es una oportunidad», añaden desde Génova.

El PP se estrenará como nuevo líder de la oposición con el trámite en el Senado de las enmiendas de los Presupuestos Generales del Estado que el Gobierno de Rajoy aprobó en el Congreso con los votos del PP, Ciudadanos, Coalición Canaria y el PNV. Después de que los nacionalistas vascos apoyaran la moción de censura de Sánchez a Rajoy, el PP se siente «libre de ataduras». Es decir, el partido que hoy lidera la oposición presentará enmiendas parciales a los Presupuestos con un ojo puesto en retirar las concesiones realizadas al PNV.

Como ha confirmado este lunes el portavoz del PP en el Senado, Rafael Hernando, el partido que lidera Rajoy enmiendas sobre cuestiones que antes no podía abordar por su pacto con el PNV, pero que una vez roto por parte de los nacionalistas vascos, va a defender en la Cámara Alta. No obstante, informa Efe, los populares no cambiarán con sus enmiendas la principal medida que logró incluir el PNV en los presupuestos, la subida generalizada de las pensiones.

Según Hernando, el PP ya no tiene «vinculación con el PNV» porque ese partido «ha roto la confianza entre las distintas formaciones» que apoyaron los presupuestos. «Nuestros mayores que estén tranquilos, van a tener una de las mayores subidas de nuestra historia», ha subrayado el portavoz popular.

Este anuncio goza de trascendencia política: si el PNV quiere mantener lo pactado con Rajoy tendrá que negociarlo con Sánchez cuando los Presupuestos vuelvan al Congreso. «Nosotros sufrimos un desgaste importante por pactar con el PNV, y lo hicimos en aras de la estabilidad. Visto lo visto, ahora que lo negocien con el PSOE», explicó a ABC Andrea Levy, vicesecretaria de Estudios y Programas del PP y encargada ayer de hacer pública esta advertencia en rueda de prensa en la sede popular. «Oiga, PNV, usted aprobaba hace dos miércoles asegurar la legislatura dos años con el PP. Una semana después se suma a una moción de censura y le dice a Rajoy que se ha acabado. Usted es responsable de la política de Pedro Sánchez», explica.

Pero más allá de afear al PNV su cambio repentino de criterio, en la calle Génova escuece especialmente que el nuevo Gobierno socialista sea capaz de asumir «como si nada» los Presupuestos de Cristóbal Montoro, que el propio Sánchez valoró así: «no son creíbles y atacan al Estado del Bienestar y no defienen ni a las mujeres, ni a los trabajadores, ni a los parados ni a los jóvenes». Como espetó Rajoy a Sánchez en su último debate parlamentario: «¿Percibe usted el aroma del absurdo?». En todo caso, Génova descarta de plano presentar nu veto a las Cuentas Públicas: a los sumo, enmiendas parciales. «Las que consideremos oportunas», señala Levy.

«Somos la alternativa»

En el PP quieren aprovechar su mayoría absoluta en el Senado para que Sánchez se vea obligado a retratarse. Si quiere contar con los Presupuestos negociados por el PP –reflexionan en Génova–, que se moje y asuma en carne propia el desgaste de pactar concesiones económicas al PNV.

En definitiva, los dirigentes populares tratan de hacer de la necesidad virtud y convertir el malestar que la moción de censura ha generado en el electorado de centro derecha en el primer paso hacia la reconquista del poder. «Yo creo que es como nuestra mejor campaña electoral, con todo el dolor que supone, pero es cierto que nos permite visualizar que somos la alternativa a Sánchez y los independentistas».