El coordinador de la ponencia social, Javier Maroto - EFE

El PP evita fijar posición ante la gestación subrogada

La dirección renuncia a pedir ahora su regulación para no quebrantar la unidad en un tema que, reconoce, suscita «problemas éticos»

madridActualizado:

Finalmente el PP se ha puesto de perfil y ha aplazado uno de los debates sociales más polémicos que trataba en su XVIII Congreso, la gestación subrogada, una práctica de reproducción asistida más conocida como «vientres de alquiler» y que está prohibida en España. El partido escuchará antes a los expertos para adoptar una posición política.

Una grupo significativo de dirigentes, entre ellos el coordinador de la ponencia social, Javier Maroto, pero también Cristina Cifuentes o Alberto Núñez Feijóo, apostaron por que el PP se posicionara a favor de su regulación en España, ligándolo al problema poblacional del país.

Sin embargo, consciente de la división que genera entre su base social, la dirección ha optado por la salida de enmedio.

«No debemos ni queremos rehuir o ignorar ningún debate, ni rechazarlo o aceptarlo sin entrar en el fondo de la cuestión y sin el sosegado análisis necesario», se afirma en la transacción aprobada.

Los populares admiten estar ante una realidad «muy delicada y extremadamente sensible» que requiere previamente un «debate en profundidad, serio y sereno» tras el cual, tras escuchar a los expertos del ámbito jurídico y ético.

El PP buscará un «amplio consenso». «No todos pensamos igual, pero este partido sí tiene hoy una bandera fundamental: es el único partido que tiene unidad dentro de sus bases», ha señalado en la exposición inicial Javier Maroto.

El compromiso, ha dicho, es mantener al partido unido también en materia social como «una gran familia en las que no todos piensan igual en todo»