La Policía Nacional recupera la documentación original del autogiro de Juan de la Cierva

Desaparecidos desde hace 11 años, han sido encontrados en una finca de Murcia

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Se tenía constancia de la existencia de los archivos que documentan el invento del autogiro del ingeniero Juan de la Cierva y Codorníu desde 1985 cuando la Universidad de Navarra los inventarió e hizo constar la existencia de los proyectos, estudios, planos y fotografías. Este fondo documental al completo, de gran valor histórico, se encontraba desaparecido desde el año 1998, después de haber sido trasladado en 1956 de Madrid a Murcia, concretamente a la finca Torrecierva, situada en la pedanía murciana de Santo Ángel. Fue el secretario de la fundación, familiar de Juan de la Cierva, quien los ocultó en un lugar desconocido sin que, hasta la fecha, se hubiera tenido conocimiento de su destino.

El pasado miércoles 27 de febrero, agentes de la Policía Nacional han recuperado en Santiago de la Ribera (Murcia) cinco legajos referentes al i ngenio de Juan de la Cierva y Codorníu, hijo de Juan de la Cierva y Peñafiel, ministro de Gobernación, Guerra, Hacienda y Fomento durante el reinado de Alfonso XIII. Estos legajos -compuestos por 145 fotografías originales del autogiro, proyectos, anteproyectos, patentes, planos, ensayos y otra variada colección de documentos de todo tipo- ormaban parte de un fondo documental gestionado por la Fundación Juan de la Cierva. Esta institución creada en 1982 recibió subvenciones económicas del Ministerio de Cultura con el fin de ordenar, catalogar e inventariar todo el archivo documental acumulado por este ministro. Toda ella estaba sujeta a la protección de la Administración.

La Policía Nacional, tras la intervención desarrollada durante el pasado mes de diciembre, donde se incautó la mayor parte del fondo documental, se percató de la ausencia de toda la documentación referente al invento del autogiro. Con objeto de recuperar todos los legajos relativos al autogiro y reintegrarlos al fondo documental al que pertenecen, los investigadores continuaron con la búsqueda del mismo. Así, con la correspondiente autorización judicial del Juzgado de Instrucción Número Ocho de Murcia, se procedió a practicar un registro domiciliario en una de las viviendas del secretario de la Fundación, en las inmediaciones de la calle Serrano de Madrid. Esta intervención permitió conocer el lugar donde se encontraba exactamente la documentación buscada.