Cristina Narbona y Pedro Sánchez
Cristina Narbona y Pedro Sánchez - EFE

Pedro Sánchez promete que subirá el salario mínimo, además de pensiones y sueldos de funcionarios

El presidente en funciones plantea una «respuesta progresista» ante la desaceleración económica

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, confirmó ayer su intención de volver a subir el salario mínimo interprofesional, como ya apuntó ABC a comienzos de septiembre. El anuncio vuelve a desarrollarse con marcado énfasis electoral. Y se une también al incremento de las pensiones de los jubilados antes de que acabe el año conforme al IPC.

Ambas cuestiones fueron comprometidas en la entrevista que concedió ayer por la noche a La Sexta. Además dijo que mantiene su compromiso de aplicar una subida salarial a los funcionarios.

Las recetas, ya conocidas, constituyen un grueso importante de su oferta electoral. «El compromiso es que los jubilados y las jubiladas verán revalorizadas su pensiones conforme al IPC» o que el SMI alcance el 60% del salario medio.

Sánchez no hizo una concreción temporal de si ordenará esas medidas ya, en plena campaña, o se trata de promesas en caso de revalidar el Gobierno. Eso sí, el año pasado decretó la subida del SMI la última semana de diciembre para que entrase en vigor con el comienzo del año, por lo que no habría una justificación temporal para hacerlo en plena campaña electoral.

Todas estas medidas forman parte de la «respuesta progresista» que Pedro Sánchez quiere dar a «una desaceleración de la economía», que ya admite pero que considera que se produce «fruto de la maduración del ciclo». Un ciclo de crecimiento que se desarrolló mayoritariamente con el PP en el Gobierno, aunque por entonces Sánchez no lo consideraba positivamente.

Aun así, Sánchez insistió en que «las previsiones económicas siguen siendo muy positivas», pero alertó de que especialmente el Brexit «evidentemente va a tener un impacto no sólo político, sino también económico». Ante este nuevo escenario reivindicó que «no puede volver a gestionar la derecha».