Oriol Junqueras y Carles Puigdemont el pasado mes de marzo en el Parlament de Cataluña
Oriol Junqueras y Carles Puigdemont el pasado mes de marzo en el Parlament de Cataluña - Inés Baucells

El PDeCAT impide renovar los entes dependientes del Parlament

Tras las elecciones de 2015, ERC y Cs deberían tener más representación

BarcelonaActualizado:

El reciente nombramiento de Vicent Sanchis como director de TV3, provocando las críticas de la oposición y la renuncia del portavoz de ERC en la comisión del Parlamento autonómico que controla la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA), ha hecho aflorar las tensiones internas en Junts pel Sí (JpS) por la falta de acuerdo a la hora de renovar los cargos de los organismos que dependen directamente de la cámara.

En la mayoría de los casos, el PDECat se impone a ERC (en el seno de la coalición de JpS) para que la renovación no se lleve a cabo, teniendo en cuenta que las normas no fijan un plazo para el cambio de titular. Los más perjudicados de este bloqueo son, sobre todo, Ciudadanos y ERC, que tras los resultados en las elecciones de 2015, deberían tener mayor representación en los organismos públicos. Incluso la CUP, con diez escaños, podría estar representada en algunos de los órganos acorde con su peso parlamentario. Pero sin mayorías no hay renovación.

El control de TV3

Es el caso del Consejo de Gobierno de la CCMA, de la que depende TV3. Tres de sus seis miembros están en funciones. Pero no se sabe cuáles son ya que todos fueron nombrados en 2012 (por un mandato de seis años) con el compromiso de que en 2015 se decidiría qué tres consejeros serían renovados o sustituidos. La decisión siempre depende de la Cámara autonómica, y la actual aritmética parlamentaria hace casi imposible un acuerdo. Son necesarios 90 de los 135 diputados (al menos tres grupos) para renovar la CCMA.

Todo indica que los consejeros que ya fueron miembros del Consejo de Gobierno antes de 2012 deberían «jugarse» el cargo: Brauli Duart y Núria Llorach (a propuesta de CiU) y Armand Querol (PP). A esto hay que añadir que Llorach ejerce la dirección de la CCMA en funciones ya que era la vicepresidenta cuando Duart dimitió como presidente, pero no como consejero, en abril de 2016.

La CCMA tiene, además, un consejo asesor que fiscaliza el día a día sobre los contenidos y la programación de las televisiones y radios de la Generalitat. Son 16 miembros (aunque actualmente hay dos vacantes), también escogidos por el Parlamento autonómico. Todos están en funciones desde julio de 2016, pues fueron escogidos por un mandato de cuatro años en 2012.

Además, la Sindicatura de Cuentas tiene siete miembros o síndicos. Cuatro de estos están en funciones desde el pasado 4 de marzo tras cumplir su mandato de seis años. Son Joan-Ignasi Puigdollers i Noblom (CiU), Maria Àngels Servat i Pàmies (CiU y PP), Andreu Morillas Antolín (PSC) y Emma Balseiro Carreiras (PP). Se necesita un acuerdo de las tres quintas partes de los diputados para su renovación. En cualquier caso, como para la renovación de todos los entes autonómicos, sin el visto bueno de JpS no hay posibilidad de avanzar.

Fuentes de la CCMA y de la Sindicatura de Cuentas recuerdan a ABC que la renovación de los miembros de estos dos organismos depende, solo y exclusivamente, del Parlamento.

Legalidad de las normas

Pese al último revolcón que el Consejo de Garantías Estatutarias (CGE) le propinó al gobierno de Carles Puigdemont (PDECat), al indicar por unanimidad la ilegalidad de la partida para un referéndum en los presupuestos, este organismo también es escogido por los partidos (tres miembros) y, además, por la propia Generalitat, a través de su gobierno (otros tres) y de su presidente directamente (tres más).

Este ente que vigila las normas aprobadas en el Parlamento tiene una vacante (tras la marcha de Joan Ridao) y a dos de sus miembros en funciones. Concretamente, lo está su presidente, Joan Egea (CiU), y Carles Jaume (PP). En noviembre de 2015 -solo un mes después de las elecciones- el CGE envió una carta a la Cámara autonómica para recordarle que debía renovar a sus miembros con el mandato caducado.

Los casos de la CCMA, la Sindicatura de Cuentas y el CGE son los más relevantes -y así consta en el texto estatutario- pero no son los únicos que están bloqueados por una decisión del PDECat, que bajo la excusa de que el sistema autonómico es «transitorio» en Cataluña mantiene prietas las filas en Junts pel Sí maniatando a ERC.

Así, también están pendiente de renovación, entre otros, el Consejo del Audiovisual de Cataluña (CAC) y el Consejo Nacional de la Cultura y de las Artes (Conca).