Otegui se arroga el fin de ETA en su entrevista en TVE y evita condenar su violencia armada

PP, Ciudadanos y Vox acusan a Sánchez de «blanquear» al dirigente proetarra

Actualizado:

«La mayor infamia». El PP, Ciudadanos (Cs) y Vox han cargado duramente contra la entrevista en TVE al coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegui. No solo por dar voz al líder de la coalición heredera de Batasuna, que nunca ha condenado el terrorismo de ETA, sino por el momento escogido: siete días después de la controvertida constitución del Parlamento de Navarra y la víspera del homenaje a las víctimas del terrorismo en el Congreso.

La situación en Navarra, con la socialista María Chivite decidida a ser presidenta autonómica con cualquier socio, hace que el PSN dependa directamente de Bildu. Los socialistas apoyaron ya la semana pasada a los nacionalistas de Geroa Bai para presidir la Mesa del Parlamento navarro, y estos auparon a los «abertzales» a un asiento en el órgano de control de la Cámara. Ahora, Bildu es consciente de su posición de fuerza y saca pecho de ella. De momento, amenazan, no se dan las «condiciones» para investir a Chivite.

Quizá por ello en la televisión pública ha hablado Otegui, condenado por pertenencia a banda terrorista, en horario de máxima audiencia. La primera pregunta fue clara: «¿Condena la violencia armada de ETA?» Un sí era mucho pedir. Otegui se ha sumergido en un laberinto dialéctico y no solo no la ha condenado, sino que se arrogado «haber contribuido a que desaparezca de la ecuación política». En un primer momento ha evitado pedir perdón a las víctimas de ETA al remitirse a un libro suyo, en el que sí pedía disculpas por el dolor causado «más allá del necesario», aunque luego sí lamentó haberlo provocado «como portavoz abertzale».

Aún ha tenido tiempo de mandarle un mensaje a Pedro Sánchez y advertirle de que no le darán «un cheque en blanco» para su investidura.

En el Telediario de las 21 horas han explicado la postura de la dirección de TVE, que se ha ratificado en su decisión de entrevistar a Otegui en pro del «pluralismo informativo» y recordaron que el partido es legal y cuenta con cuatro diputados en el Congreso. No han convencido las explicaciones a un grupo de Nuevas Generaciones, que se han congregado frente al ente público reclamando la dimisión de Mateo por el «blanqueo».

El presidente del PP, Pablo Casado, durante el día tachó a Bildu como «el brazo político de Batasuna» y reclamó que no se alcancen pactos con Bildu ni para la investidura de Sánchez ni en Navarra. También exigió que Bildu pida perdón a las víctimas de ETA y colabore para esclarecer los 300 asesinatos impunes, informa Marta Dorado.

El PP ha registrado en el Congreso una batería de preguntas al Gobierno en la que solicita información sobre si se dieron instrucciones a Rosa María Mateo, administradora única de RTVE, y si esta dimitirá, dada la inhabilitación de Otegui hasta 2021. En la misma línea se pronunció en Twitter Albert Rivera, líder de Cs, que tachó de «escándalo» la entrevista y acusó a Sánchez de emplear la televisión pública para «limpiar la imagen de un terrorista».

Su partido ha registrado una proposición de ley para ampliar los derechos de las víctimas del terrorismo y Joan Mesquida, portavoz adjunto de los liberales en el Congreso, recordó los cinco asesinatos perpetrados por ETA cuando él fue director general de la Guardia Civil bajo mandato socialista.

En los Desayunos de TVE, Iván Espinosa de los Monteros, portavoz de Vox en el Congreso, también ha criticado la entrevista a Otegui en el ente público.