Más Rey, si cabe

«Lo siento mucho, me he equivocado; no volvera a ocurrir». Así se excusó el Rey por su su error cinegético en Botsuana. Así la Corona se dirige a su pueblo: con una naturalidad abrumadora.

Jefe de opinión Actualizado:

"Lo siento mucho, me he equivocado; no volvera a ocurrir". Así se excusó el Rey por su su error cinegético en Botsuana. Así la Corona se dirige a su pueblo: con una naturalidad abrumadora. Así, en diez segundos, el Rey gana todo lo perdido en los últimos días. Así el Rey se vuelve más Rey ante los ojos de los españoles. Así quiebra las aviesas intenciones de esa legión de cazadores de cetros. Así tapona los cañones del pelotón de artilleros. Así, con una sola frase, el Rey es capaz de trasmitir el mensaje más humano: sin atajos, sin circunloquios, sin perderse en rodeos.

En diez segundos, el Rey gana todo lo perdido en los últimos días

Así termina la cacería de elefantes en África: con Don Juan Carlos dando la cara y diciendo "lo siento, me he equivocado; no volverá a ocurrir". Asi, la Monarquía se muestra de carne y hueso. Así se ganan las batallas: bajando a la arena de esta España cainita, un país de trincheras en el que los francotiradores han vuelto a errar el tiro. El Rey les salió por la culata con un simple "lo siento". Las palabras del Rey me bastan y me sobran para entender que hoy la Corona es -más que nunca- una necesidad imperiosa.