Fernández Díaz, con el Rey, ayer en las instalaciones de la UEI de la Guardia Civil
Fernández Díaz, con el Rey, ayer en las instalaciones de la UEI de la Guardia Civil - EFE

El nivel máximo de alerta terrorista solo está previsto para el caso de que haya datos de atentado inminente

Los expertos consultados no creen que estemos en ese supuesto y a las cinco de la tarde se reúne la Mesa de Evalución de la Amenaza Terrorista para estudiar la sitituación tras la matanza de Bruselas

MadridActualizado:

Fuentes de la lucha contra el terrorismo consultadas por ABC consideran que la matanza de Bruselas, en principio, no tendría que suponer la elevación del nivel de alerta terrorista, toda vez que estamos ya en el 4 sobre una escala de 5. «Una decisión de ese tipo -sostienen esos expertos-, se toma cuando hay datos concretos de que España va a sufrir un atentado de forma inminente, y ese no es el caso en este momento».

No obstante, a las cinco de la tarde se va a reunir en el Ministerio del Interior la Mesa de Evaluación de la Amenaza Terrorista, que es la que tiene la última palabra y que podría decidir ese aumento para intentar dar tranquilidad a los cientos de miles de personas que estos días van a salir a las calles en las procesiones de Semana Santa. Después será el turno de la comisión de seguimiento del Pacto Antiyihadista.

«En estos momentos estamos en un nivel 4, muy cualificado, por lo que desde el punto de vista de la investigación y la prevención es muy difícil ir más allá -sostienen las fuentes-. Decretar el nivel 5; es decir la máxima alerta, lo único que supondría sería incorporar a las Fuerzas Armadas a la protección de las infraestructuras críticas, incluidos los nudos de comunicación como intercambiadores, estaciones, vías de tren, puertos y aeropuertos».

Ese despliegue, además de tener unos costes económicos muy importantes, podría provocar justo el efecto contrario al que se busca es decir, podría desatar el nerviosismo en una población que, hay que recordarlo, no está acostumbrada a ver a los militares en las calles. «En el resto de países de Europa sí tienen esa cultura, como se ha visto en Francia, ahora en Bélgica, pero también en Italia. En Roma, por ejemplo, hay controles a la entrada de los templos y los ciudadanos lo perciben con absoluta normalidad».

El tipo de despliegue que requiere el nivel 5 de alerta antiterrorista, además, no puede mantenerse durante mucho tiempo, porque implica a decenas de miles de personas y solo está previsto para situaciones muy puntuales. «Cuando se produjeron los atentados de París no elevamos ese nivel de alerta, y el atentado se produjo mucho más cerca de España; no parece necesario adoptar ahora una decisión distinta, toda vez que la totalidad de las capacidades de las Fuerzas de Seguridad y de los Servicios de Inteligencia están volcadas en la investigación y prevención del terrorismo yihadista, hasta ahora con muy buenos resultados».