Análisis

El leguleyo

El secretario de Organización de Podemos se ha entregado a un juridicismo para no dimitir

Manuel Marín
MadridActualizado:

Casi deja de ser noticia que el secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, ha sido condenado por cometer una infracción laboral por no dar de alta en la Seguridad Social durante casi dos años a un asistente personal que trabajaba para él. En algunos medios costó ayer encontrar unas líneas para dar cuenta de esta «irrelevancia», pero remitirse al código ético que Podemos impone a sus dirigentes era inevitable. En efecto, ese código obliga a dimitir a los condenados por delitos contra los trabajadores, y es cierto que Echenique no ha cometido un delito. Y también lo es que, estrictamente, el código de Podemos habla de «delitos». Quién lo iba a decir. Echenique se ha entregado a un juridicismo de

Manuel MarínManuel MarínAdjunto al DirectorManuel Marín