Josu Ternera, junto a Otegi, en el Parlamento Vasco en octubre de 2002 - Telepress

Josu Ternera, el terrorista que llegó a ser miembro de la comisión de Derechos Humanos del Parlamento Vasco

Huyó hace 17 años para no ser juzgado por la masacre de la casa-cuartel de Zaragoza en 1987 y fue el etarra que leyó el último comunicado de la banda terrorista sin dar la cara

MadridActualizado:

El exjefe político de ETA José Antonio Urrutikoetxea Bengoechea, alias «Josu Ternera», ha sido detenido a primera hora de este jueves en Sallanches, en los Alpes franceses, en una operación en la que han participado la Guardia Civil y el Servicio de Inteligencia interior francés. El arresto se produjo cuando el histórico etarra, de 69 años, salió de su domicilio para acudir a un centro hospitalario en el que estaba siendo atendido de forma regular.

Josu Ternera se encontraba en paradero desconocido desde que en 2002 huyera para no ser juzgado por la masacre de la casa-cuartel de Zaragoza, cometida el 11 de diciembre de 1987, aunque su voz volvió a ser escuchada en 2018 cuando leyó el último comunicado de ETA sin dar la cara.

A Josu Ternera se le consideraba el «ideólogo» de matanzas etarras como la del 11 de diciembre de 1987, cuando una brutal explosión redujo a escombros la casa-cuartel de la Guardia Civil de Zaragoza, situada en la Avenida de Cataluña. Murieron once personas, entre ellas cinco niñas, y otras 88 resultaron heridas de diversa consideración. Los autores materiales del brutal atentado fueron juzgados y encarcelados, pero el considerado autor «intelectual» de aquella matanza, Josu Ternera, se dio a la fuga antes de comparecer ante la Justicia.

Por entonces, el etarra se había hecho un hueco como diputado en el Parlamento vasco donde llegó a ejercer como representante de la izquierda proetarra en la Comisión parlamentaria de Derechos Humanos, un cargo que las víctimas del terrorismo consideraron una macabra burla. No es para menos. Josu Ternera contaba con un sangriento historial en la banda terrorista.

Nacido en diciembre de 1950 en Miravalles (Vizcaya) ingresó en ETA a comienzos de 1970 y en apenas unos meses se incorporó al frente militar. Una de las primeras acciones con las que se le relaciona fue el asalto en 1973 del polvorín de Hernani (Guipúzcoa) en el que fueron robados 8.500 kilogramos de explosivos posteriormente utilizados en el atentado que acabó con la vida del presidente del Gobierno, el almirante Luis Carrero Blanco en diciembre de ese año.

Durante ese tiempo las fuerzas de seguridad le sitúan en el aparato de relaciones internacionales de ETA y, dos años después, en su comité ejecutivo. Tras promulgarse la Ley de Amnistía en 1977 fue detenido en Francia y trasladado a la isla de Porquerolle y puesto en libertad.

Al comenzar la siguiente década se hizo cargo del aparato internacional de la banda, entonces comandada por Domingo Iturbe, «Txomin». La detención de «Txomin» en 1986 y su posterior deportación a Argelia le convirtieron en su sucesor al frente de la banda.

En noviembre de 1988 fue procesado por la Audiencia Nacional en el sumario relativo al hallazgo de armas y documentación de ETA en la cooperativa de muebles Sokoa de Hendaya dos años antes. Fue detenido junto con su compañera Elena Beloqui en Bayona el 11 de enero de 1989 e ingresó en la prisión parisina de Fresnes.

Durante las conversaciones que la dirección de ETA y representantes del Gobierno español mantuvieron en Argel en marzo de 1989, fue propuesto como uno de los tres presos representantes de la organización.

El 26 de noviembre de 1990 el Tribunal Correccional de París le condenó a diez años de prisión por los delitos de pertenencia a banda armada, uso de documentación falsa y tenencia ilícita de armas. Una vez cumplida la condena fue expulsado y entregado a España el 4 de mayo de 1996 donde ingresó en prisión por orden de la Audiencia Nacional acusado de pertenencia a banda armada y depósito de armas de guerra, en relación con el sumario de Sokoa.

Mientras permanecía en prisión fue elegido diputado autonómico por las listas de Euskal Herritarrok (EH) en Vizcaya en las elecciones autonómicas celebradas el 25 de octubre de 1998, un mes después de que ETA anunciara una tregua indefinida.

La decisión de su grupo de nombrarle representante en la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento Vasco suscitó múltiples críticas. Además de su puesto de parlamentario fue elegido concejal en Ugao-Miravalles en las elecciones municipales de junio de 1999.

Nuevamente la dirección de la banda le designó como uno de sus tres interlocutores en una hipotética negociación con el Gobierno español en octubre de 1999, solo un mes antes de que se rompiera la tregua.

Fue puesto en libertad después de que el Tribunal Supremo estimara el 14 de enero de 2000 que ya había sido juzgado y condenado en Francia por su relación con el proceso de Sokoa.

«Máximo responsable» de la banda

El juez Baltasar Garzón apreció en su auto del 30 de abril de 2001 en el que confirmó la ilegalización de la supuesta estructura política de ETA, EKIN, que Ternera era el «máximo responsable» de la banda. Tres meses después, el magistrado pidió al Tribunal Superior de Justicia del País Vasco que le investigase a Urrutikoetxea en relación con estos hechos.

La Fiscalía de la Audiencia Nacional pidió en enero de 2002 que fuera imputado por el atentado contra la casa cuartel de la Guardia Civil de Zaragoza en 1987, cuando ETA estaba dirigida «de forma absoluta» por él.

Debido a su condición de parlamentario, esta decisión correspondió al Supremo, por lo que este tribunal le citó el 6 de noviembre de 2002 y al no comparecer, el 14 de noviembre, fecha en la que tampoco se presentó. El juez ordenó entonces su ingreso en prisión incondicional y dictó una orden de busca y captura internacional contra él. Desde entonces, permanece en paradero desconocido.

En enero de 2003 fue incluido en la lista de los delincuentes más buscados de Interpol, encabezada por Osama Bin Laden y en la que sólo figuraba otro ciudadano español, Antonio Anglés.

Según algunas informaciones, durante los meses que duró el alto el fuego permanente anunciado por ETA en marzo de 2006 tuvo un papel importante en los contactos que llevaron a la banda terrorista a tomar esa decisión.

Las mismas informaciones apuntaban que entre 2005 y 2007 residió en Oslo (Noruega) bajo amparo del Centro Humanitario Henri Dunant, y abandonó el país escandinavo después de romperse la tregua en junio de 2007.

La Justicia francesa le condenó el 7 de enero de 2010 a cinco años de prisión y a cuatro a su hijo Egoitz, por asociación de malhechores. La sentencia fue recurrida por la Fiscalía por considerarla muy leve teniendo en cuenta su nivel jerárquico en la banda.

Volvió a Noruega después de que ETA anunciase en octubre de 2011 el cese de su actividad. En la capital del país participó tuvo contactos con miembros de la Comisión Internacional de Verificación del Alto el Fuego.

En 2013, en algunos medios se informaba sobre la estancia de Josu Ternera y otros miembros de ETA en Oslo, donde habrían mantenido contactos con los llamados mediadores internacionales.

Finalmente Ternera y los otros dos miembros de ETA, David Pla e Iratxe Sorzabal, fueron obligados a abandonar el país escandinavo ante la falta de avances en el proceso de desarme de la banda terrorista. fuentes de la lucha antiterrorista creían que había regresado a Francia, donde finalmente ha sido detenido.

En 2018, ETA escenificó su adiós con la lectura de una carta a la que puso voz Josu Ternera. No hacía ninguna mención a las víctimas ni mostraba ningún tipo de arrepentimiento. Tampoco ninguna intención de colaboración con la Justicia ni hacía ninguna referencia al daño causado.

La Fiscalía de la Audiencia Nacional estudia ahora las causas que tiene pendientes con la Justicia española para emitir una petición de entrega a las autoridades galas. Además del atentado contra el cuartel de la Guardia Civil de Zaragoza, se le relaciona con el asesinato de la fiscal de la Audiencia Nacional Carmen Tagle, que le tomó declaración en París junto al juez Baltasar Garzón y a la que señaló como objetivo de ETA.