Egoitz Urrutikoetxea (izq.), junto a su padre y exjefe político de ETA, Josu Ternera
Egoitz Urrutikoetxea (izq.), junto a su padre y exjefe político de ETA, Josu Ternera - EFE

Egoitz Urrutikoetxea, el hijo de Josu Ternera que continuó sus pasos y acabó «desertando» de ETA

A lo largo de los últimos 20 años de actividad fue detenido en diversas ocasiones en Francia

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La noticia ha marcado la mañana de este jueves. El exjefe del brazo político de la organización terrorista ETA José Antonio Urrutikoetxea Bengoetxea, alias «Josu Ternera», era detenido en los Alpes franceses en una operación conjunta entre la Policía francesa y la Guardia Civil. El exdirigente etarra, nacido en Miravalles, Vizcaya, en 1950, se encontraba fugado desde el 14 de noviembre de 2002 y era considerado uno de los cerebros del atentado contra el cuartel de la Guardia Civil en Zaragoza en 1987.

Pero la influencia de Josu Ternera no se limita a su actuación. De hecho, uno de sus hijos, Egoitz Urrutikoetxea, continuó con sus pasos involucrándose en la causa del independentismo vasco más radical. Tanto es así que fue arrestado en numerosas ocasiones. Tras su arresto en octubre de 2015, el Ministerio del Interior emitió un comunicado conjunto con Francia en el que le calificaba como «un importante responsable del 'aparato político'» de la organización, el mismo para el que su padre era un referente.

Los expertos en la lucha antiterrorista creen que Egoitz Urrutikoetxea dio el salto a esta estructura de ETA tras la operación de Burdeos de 2008 en la que fue detenido el entonces líder de la organización Javier López Peña, alias «Thierry», y varios de sus colaboradores.

A lo largo de los últimos 20 años de actividad ha sido detenido en diversas ocasiones en Francia. El 4 de enero de 1997 fue arrestado y encarcelado en el país galo por primera vez. A raíz de este arresto fue condenado, en 1998, a tres años de cárcel por intervenir en una campaña de ataques contra bienes de la Policía francesa cometidos en 1996. En abril de 2000 fue detenido otra vez e ingresado en prisión bajo la acusación de haber agredido a un agente de los servicios de Información durante una manifestación, según datos recogidos por Europa Press.

Un mes antes de aquella detención había denunciado públicamente que estaba siendo objeto de una investigación policial ya que se había encontrado una baliza de seguimiento en su automóvil. Aún fue detenido una vez más el 17 de junio de 2003 en Bayona. Meses después, pasó a la clandestinidad.

En marzo del 2014 se llevó a cabo una operación en Francia en la que inicialmente el Ministerio del Interior informó de su detención, pero finalmente se trataba de un error ya que el detenido era otra persona. En octubre de 2015, Egoitz Urrutikoetxea fue detenido en París, después de que presos de ETA le propusieran como cabecilla al frente de la cúpula, tras la detención de Iratxe Sorzábal y David Pla, en septiembre. En aquel momento permaneció en prisión poco más de un mes. Un juez de París lo dejó en libertad condicional.

En sus declaraciones ante el magistrado, Egoitz Urrutikoetxea aseguró que se había desmarcado de ETA hace casi una década. De ser cierto coincidiría con las negociaciones que mantuvo la banda con el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero, entre 2005 y 2006, y que dinamitaron los terroristas colocando 200 kilos de amosal en la T-4 del aeropuerto de Barajas. En aquellas conversaciones «Josu Ternera» colocó a su hijo en la «oficina política», pero al final se impuso la línea más dura mantenida por «Thierry» y «Txeroki».

Egoitz Urrutikoetxea, nacido en Bayona en 1975, fue detenido en París en aquel octubre de 2015 donde se había matriculado con su propio nombre en la universidad. Se apuntó en su día al paro, tenía contrato indefinido de investigador y declara sus ingresos, según su abogado Laure Heinich, que nunca se ha ocupado de casos de ETA.