Isabel Celaá, en una foto de 2012 como consejera vasca
Isabel Celaá, en una foto de 2012 como consejera vasca - EFE

Isabel Celaá, una portavoz de carácter y culta, espejo de Fernández de la Vega

La exconsejera vasca del Gobierno de Patxi López será ministra de Educación y portavoz

Los ministros de Pedro Sánchez toman posesión de sus cargos

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Hay quien verá en la nueva portavoz del Gobierno reflejos de María Teresa Fernández de la Vega, su todopoderosa antecesora en la etapa de Zapatero. Isabel Celaá (Bilbao, 1949) es una mujer culta y de carácter fuerte, que pisa con la seguridad que le dan tres décadas de experiencia en la gestión política, siempre en el ámbito educativo. Fue consejera de Educación de Patxi López (2009-2008) pero su vínculo se remonta a los gobiernos de coalición PNV-PSE, durante las etapas de Fernando Buesa y José Ramón Recalde, los dos víctimas del terrorismo de ETA.

La polémica: «Euskal Herria existe»

Sobre todo en la primera mitad del «gobierno del cambio» en el País Vasco, Celaá combatió el adoctrinamiento nacionalista en las aulas. Su primer gesto –muy polémico– fue matizar en el currículo escolar el término «Euskal Herria», borrando la entidad política-administrativa que figuraba en los libros de texto, pero blindando el concepto cultural. «No lo vamos a eliminar por la sencilla razón de que Euskal Herria existe. Es el país del euskera y es un territorio que tenemos de cultura común, de lengua común y que compartimos los vascos», aseguró en una de sus primeras entrevistas como nueva consejera autonómica. De su gestión es destacable que introdujo por primera vez en los colegios el testimonio de las víctimas de ETA, gesto muy criticado por el nacionalismo, así como su fuerte apuesta por el trilingüismo y la Formación Profesional, a la que concede gran protagonismo.

El exministro Ángel Gabilondo, que ha estado en las quinielas como «ministrable», pero que aspira a presidir la Comunidad de Madrid con el PSOE, destaca de Celaá su profundo conocimiento del sector y su mentalidad abierta al acuerdo. Y considera que su pasado de consejera autonómica allanará las relaciones del Ministerio con el resto de regiones. «Es una persona con experiencia contrastada en la gestión y de gobierno. No viene a aprender, sino que viene sabiendo», resume el hoy portavoz socialista en la Asamblea de Madrid, que acarició el pacto educativo y que ahora buscará Celaá tras haber abandonado la mesa el PSOE. «Isabel tiene una idea de la Educacion como concepto en sí mismo vinculado al acuerdo», apunta.

La nueva portavoz de La Moncloa presume de amplia formación, es licenciada en Filología Inglesa, Filosofía y Derecho y ha desarrollado su carrera académica como catedrática de instituto. Celaá es trilingüe: habla inglés con buena dicción, ha publicado ensayos en inglés sobre poesía, y es «euskaldunberri», es decir, aprendió euskera de mayor, pero lo maneja con solvencia.

Tiene acreditada fama de severa, puntillosa y exigente. En el PNV la retratan como una mujer «capaz»pero «altiva»en el trato. «Es borde, pero mantenemos una buena relación», señala el senador del PP Iñaki Oyarzábal, quien le fiscalizó como «socio»de gobierno en el Parlamento vasco y al que ayer pidió que ejerza de puente para el traspaso de carteras con Íñigo Méndez de Vigo. Sus compañeros destacan de ella su tenacidad –asumirá un protagonismo en el Consejo de Ministros–. Celaá se negó a coger la baja médica tras un accidente y acudió en silla de ruedas a la Cámara de Vitoria.

Hasta ahora presidía la Comisión de Ética y Garantías del PSOE.