ÁNGEL DE ANTONIO

Debate de investiduraSánchez: «No hay suma posible con partidos de la misma ideología, tenemos que mezclarnos»

El líder socialista ha repasado durante su intervención las que son sus principales propuestas y ha mandado un mensaje de responsabilidad al resto de diputados para que España supere el bloqueo institucional

MadridActualizado:

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha pedido este martes a todas las fuerzas del cambio, y especialmente a Podemos, que le permitan liderar un gobierno de cambio que esté sostenido en el «mestizaje ideológico», porque «no hay una suma posible sólo con partidos de la misma ideología». Por eso ha dicho, «no vale la imposición, el chantaje y el abandono de la mesa de negociación», lo que hay que poner en práctica es «la capacidad de ceder».

«Estamos obligados a mezclarnos», ha afirmado Sánchez ante los 350 diputados elegidos en las urnas el pasado 20 de diciembre, durante la primera jornada de su debate de investidura, al que ha acudido con un acuerdo cerrado con Ciudadanos y pidiendo el apoyo a los partidos de izquierdas.

El candidato a la Presidencia del Gobierno ha dado las gracias al partido de Albert Rivera por su «valentía y coraje» por dar ese «primer paso» hacia «la solución», que ha demostrado que es posible que «dos grupos políticos con ideología y programas diferentes pueden buscar puntos de entendimiento».

Y ha lanzado un mensaje a Podemos, al insistir en que no es viable «una coalición» para la conformación de un gobierno de izquierda. Así, aunque «se ha creado una falsa esperanza» para muchos votantes de izquierdas, ha insistido en que «no hay mayoría suficiente» en el Parlamento «para sumar un gobierno de izquierdas».

«No suma, lo siento pero no suma, la izquierda no ha conseguido en estas elecciones el número de diputados suficiente para conformar un gobierno de un único color político», ha remachado Sánchez.

«Absolutismo»

El líder de los socialistas, que ha subido a la tribuna a las 16.30 con traje azul marino y corbata roja, ha insistido desde el inicio de su discurso en que en España se ha abierto un nuevo tiempo en el que va a ser necesaria la negociación y el entendimiento.

"Es tiempo de cambio, de diálogo y, ojalá, también de acuerdo. Hoy no estamos en campaña electoral", ha dicho, nada más tomar la palabra, para después avisar de que de todos depende evitar que haya que volver a las urnas, que es lo que, a su juicio, esperan los españoles.

Sánchez ha defendido que el resultado de las pasadas elecciones ha dado un mandato claro a los partidos: el cambio. La mayoría, ha dicho, quiere dejar atrás las políticas del PP y del presidente Mariano Rajoy, quien ha gobernado "imponiendo su absoluta mayoría hasta convertir su toma de decisiones en absolutismo".

Y para recorrer ese camino, ha dicho, "el vehículo se llama acuerdo y el combustible que hace que se mueva es el diálogo", mientras que lo que lo paraliza son "las imposiciones, el chantaje y el abandono de la mesa de negociación".

En evidente referencia al partido de Pablo Iglesias, Sánchez ha defendido que para acelerar este recorrido hace falta "capacidad de ceder, espíritu de entendimiento e ilusión por el cambio". "No nos vale la imposición, el chantaje y el abandono, necesitamos ceder, entendernos y, sobre todo, ilusionarnos con el cambio", ha remachado.

«Sin líneas rojas»

Sánchez ha insistido en que esto es lo que ofrece al resto de fuerzas parlamentarias, porque el PSOE "no exige nada, no aspira a imponer nada", ni tiene "líneas rojas, tan sólo firmes convicciones".

De esta manera, ha explicado que su oferta es gobernar "mediante pactos que cuenten con el mayor respaldo parlamentario posible", para poner en marcha "todo" aquello en lo que la mayoría esté de acuerdo. Su objetivo, ha dicho, es un "gobierno del bien común", que esté "basado en el bien general y en el sentido común".

Y ha avisado además de que la alternativa es que "no pase nada". "Bloquear los acuerdos posibles significa seguir donde estamos", ha remachado, para después insistir en que, ahora, la única pregunta es si se apoya un cambio de gobierno "basado en el diálogo" o se permite que continúe Rajoy en La Moncloa.

El candidato ha hecho hincapié en que ahora existe "la oportunidad de desterrar de la vida pública el insulto, la descalificación, el discurso del miedo que atenaza y fractura" y abrir "un tiempo de tolerancia y respeto que permita un diálogo fructífero entre todos".

Pero, además, ha hecho un alegato de la fortaleza, que, a su juicio, tiene "el ejercicio del poder desde la humildad y el entendimiento". Porque, ha subrayado, el Gobierno saliente "ha mostrado que no hay nada más débil que el ejercicio del poder basado en la soberbia y la imposición".

Así, ha insistido en que el momento exige ponerse de acuerdo y hablar. "El camino que proponemos, el de un gobierno apoyado desde diferentes fuerzas, con diferentes ideologías, pero que compartan la idea de convivir en un amplio territorio común, además de ser el que mejor representa lo que la sociedad demanda, es el único camino posible, no hay otra alternativa", ha dicho.

Sánchez ha asegurado que es consciente de que el PSOE cuenta sólo con 90 diputados, pero ha recalcado que "cualquier fórmula de gobierno pasa por la implicación" de su partido y de esos parlamentarios: el cambio o un gobierno del PP que necesitaría la abstención del PSOE, una posibilidad que ha vuelto a rechazar por completo.

Ha rechazar la "gran coalición" que propone el PP porque con los socialistas, ha dicho no pueden pactar con esas políticas que en los últimos años, con el "discurso" de que los españoles vivieron "por encima de sus posibilidades", han provocado que muchos pasen a "vivir por debajo de sus mínimas necesidades".

MadridActualizado:Actualizar

20.24José Manuel García-Margallo, ministro de Asuntos Exteriores en funciones, niega haber mostrado su conformidad con el acuerdo de legislatura entre PSOE y Ciudadanos. Desde el partido de Albert Rivera lo habían asegurado así esta mañana.

20.02Hernando: «Si coinciden con las propuestas que ha hecho hoy Pedro Sánchez y el PSOE, que benefician a la inmensa mayoría de la ciudadanía, pido a esos partidos que no voten con Rajoy y el PP ni mañana ni el próximo viernes».

19.59Reacción de Antonio Hernando, del PSOE: «Nosotros invitamos una vez más a todos los grupos del cambio a que apoyen este programa de gobierno y a que arranquemos entre todos el cambio que se merecen los ciudadanos el próximo viernes».

19.47Oramas, de Coalición Canaria: «Creo que en este momento la palabra cambio tiene que ser algo más. Sánchez debe trabajar estos días por hacer viable un Gobierno para este país el viernes. Espero que el PSOE se ponga a trabajar en las próximas horas».

19.41Marian Beitia, de Bildu: «Aunque se utilice muchas veces la palabra cambio, eso no hace creíble que la oferta que se nos presenta se un cambio de verdad».

19.36Garzón, de IU-Unidad Popular, sobre la intervención de Sánchez: «Discurso muy ambiguo que pretendía contentar a todo el mundo y que no terminará de contentar a nadie salvo a Ciudadanos».

19.32Baldoví: «La semana que viene se puede iniciar un camino hacia un Gobierno. Y depende del PSOE que muchos cambios que está esperando la gente sean posibles».

19.30Joan Baldoví, de Compromís: «Poco diálogo hay cuando se viene aquí con un discurso cerrado con una fuerza. 161 es más que 130. Con 161 quizás pudiera haber presidente. Solo hay dos caminos: o el PSOE busca un acuerdo con la derecha casposa, que es el PP, o con las fuerzas del cambio».

19.26Francesc Homs, de DiL opina que Sánchez ha tenido «mucha voluntad de quedar bien, pero queda de forma contradictoria». Cree que Sánchez asume que no se va a materializar esta investidura. «Ha tirado la toalla en cuanto a intentar buscar más apoyos».

19.21Aitor Esteban, del PNV cree «decepcionante porque ha basado la opción de voto en 'yo soy mejor que la otra alternativa'». Esteban: «Tampoco hemos visto ningún guiño al interés que parece que había para contar con el voto del PNV». Confirma que mañana votarán no.

19.17Tardá, sobre Sánchez: «Hay que ser petulante para decirle a los catalanes qué se deben sentir».

19.15Joan Tardá, de ERC: «Zapatero al lado de Pedro Sánchez nos ha parecido Olof Palme o Willy Brandt. No es capaz de plantear una mínima autocrítica. ¿Cómo vamos a creer en el cambio sin eso? Ha sido un discurso muy cínico y vacuo» Tardá confirma que votarán que no, algo que ya llevaban «bajo el brazo».

19.10A Girauta no le preocupa que Sánchez no haya mencionado la derogación de las diputaciones: «A nadie se le escapa que el asunto de las diputaciones ha sido una petición de Ciudadanos. Mañana Albert Rivera hablará de las diputaciones.

19.07Juan Carlos Girauta, de Ciudadanos: «Por parte de Ciudadanos hacemos una valoración positiva del discurso de Sánchez. Se trata de un programa de gobierno reformista y de regeneración de España».

19.05Xavier Domènech, de En Comú Podem: «Solo estamos de acuerdo en una cosa: efectivamente la semana que viene se puede trabajar para constituir un Gobierno del cambio real. Y eso lo haremos a partir de la semana que viene. El final del guión de esta semana está escrito».

19.00Errejón: «Es un discurso que ni para bien ni para mal va a pasar a la historia parlamentaria»

18.56«A veces no se puede contentar a todos en política», le avisa el de Podemos a Sánchez.

18.54«Lo de hoy no tenía nada que ver con un proyecto de gobierno, era un conjunto de buenas intenciones. A nosotros nos ha decepcionado», subraya Errejón.

18.50«El discurso nos ha parecido muy por debajo de lo que esperábamos», lamenta el portavoz de Podemos en el Congreso, Íñigo Errejón.

18.41Hernando: «Creo que hay algunas cosas en las que podemos llegar a acuerdos». Sin embargo el popular da por fallida la investidura de Sánchez y habla de que se abre una «oportunidad a partir del día 5».

18.38«Han abundado las mentiras» en el discurso de Sánchez, considera Hernando (PP).

18.36El popular lamenta que Sánchez haya «actuado en algunos momentos en términos cómicos», porque, como ha dicho, «España ni está para bromas ni puede perder más el tiempo por el capricho y mayor gloria de Sánchez».

18.34Hernando (PP) critica que Sánchez haya utilizadoeste día «como el primero de una campaña electoral».

18.34El portavoz del PP, Rafael Hernando valora el discurso de Sánchez: «Nos recuerda a los viejos discursos de Zapatero, que implica una visión negativa de todo lo que se ha hecho antes».

18.24En unos minutos pasarán por el escritorio del Congreso los portavoces de las diferentes formaciones para valorar la intervención de Sánchez antes del debate de mañana.

Ver más

MadridActualizado:

Las 16.30 es la hora elegida por el presidente del Congreso, Patxi López, para que comience el debate de investidura que Pedro Sánchez afrontará con el objetivo de convertirse en el presidente del Gobierno de la XI Legislatura de la España democrática. Después de que el pasado 20 de diciembre las urnas dibujaran un escenario difícil, en el que ningún partido iba a poder formar gobierno en solitario, el Rey otorgó a Sánchez la responsabilidad de dar a los españoles un Ejecutivo tras la renuncia inicial del presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy.

A partir de ahí se han sucedido las negociaciones, tanto formales como informales; públicas y secretas, entre los diferentes partidos políticos con los que el socialista decidió reunirse en busca de un acuerdo que le diera estabilidad a España. Esta ronda de contactos fructificó en diversas mesas de negociación en las que los diferentes partidos dispusieron a sus «hombres fuertes» para llegar a acuerdos que le dieran a Sánchez esos 176 votos a favor que le permitirían ser presidente.

Las negociaciones únicamente han llegado a buen puerto, de momento, en los casos de Ciudadanos -con Rivera al frente- y Coalición Canaria, que durante estas semanas han otorgado su apoyo al proyecto de Sánchez, un apoyo que le retiraron -después de semanas de incertidumbre, dardos y ruedas de prensa cruzadas- Podemos o IU-UP, formaciones que protagonizaron las ya célebres negociaciones «a cuatro bandas», junto con Compromís. Los cuatro buscaron un gobierno de izquierdas como alternativa a la continuidad de Rajoy, pero al final todo quedó en nada, al menos de cara a este primer debate de investidura, algo atípico en comparación con los de otras legislaturas.

En primer lugar es diferente porque el PSOE no es el partido que ganó las elecciones y porque parece abocado al fracaso en la votación de mañana, siempre que todos los partidos no varíen sus posturas actuales, claro. Hoy la agenda ha determinado que sólo intervendrá Sánchez, mientras que mañana —desde primera hora— será el turno del resto de grupos parlamentarios. Desde Rajoy (PP) hasta Oramas (Grupo Mixto) desfilarán uno a uno los diferentes portavoces en una jornada que se antoja maratoniana y que se puede saldar con los diputados decidiendo si invisten o no a Sánchez a altas horas de la noche.

En este punto entra en juego otra de las polémicas, la que hace referencia a la fecha de la segunda votación de investidura, algo que finalmente se solucionó ayer. Después de que López estableciera, con el apoyo de Ciudadanos, que el segundo sufragio tendría lugar el sábado por la mañana, el impulso de PP, Podemos y otros grupos posibilitó que esta votación se realice el viernes, exactamente 48 horas después de la primera. Es decir, también por la noche, algo extraño en la democracia española.

Por el momento Sánchez no tiene los apoyos necesarios para alcanzar la Presidencia y tanto PP como Podemos ya advierten de que puede haber nuevas elecciones, allá por el mes de junio. Para eso aún falta mucho y en estos procesos las horas y los minutos pueden marcar la diferencia. De momento Compromís ha adelantado que, si hay «insomnio» de por medio, incluso podría haber un pacto de última hora con el PSOE. Aún así no sería suficiente para un Pedro Sánchez que ya ha avanzado en Twitter cuales van a ser las primeras palabras que pronunciará al subir al estrado del Hemiciclo para intentar convencer a sus señorías.

«Señor Presidente, señoras y señores Diputados...».