La inmigración en julio cae un 70 por ciento y el total anual baja un 34 por ciento

El pasado mes constan 2.588 entradas, 226 por tierra, frente a las 8.940 del año pasado

Actualizado:

La cada vez mayor implicación de Marruecos en la captura de pateras en sus aguas territoriales y el jaque a las mafias que comercian con seres humanos han vuelto a dar como resultado en julio un importante descenso de la presión migratoria sobre las costas españolas con respecto a 2018. En concreto, a lo largo de este mes que acaba de finalizar y según datos de la Organización Internacional de las Migraciones, fueron interceptados en el mar y llevados a nuestro país 2.362 hombres y mujeres, frente a los 7.885 del mismo periodo del año pasado, lo que representa un descenso del 70%. A ellos hay que sumar, en todo caso, otros 226 personas que ingresaron de forma irregular a través de las vallas de Ceuta y Melilla, cuando en 2018 habían sido 1.085. En número absolutos, por tanto, julio deja 2.588 inmigrantes indocumentados, un 71,1% menos que los 8.940 contabilizados en el ejercicio precedente.

El comportamiento a la baja de este fenómeno se registra de forma ininterrumpida desde febrero. A fecha de 25 de julio, las incursiones detectadas en España en 2018 habían alcanzado ya las 24.117, mientras que este año suman en total 15.851. Es un 34,2% menos. Esta toma de control de la inmigración permitió que nuestro país dejara de ser el mayor receptor de toda Europa de estos flujos a finales de marzo, cuando Grecia volvió a ponerse en cabeza como principal punto de entrada al continente de personas que no cuentan con la debida documentación.

A estas alturas de año, las autoridades helenas han registrado más de 22.000 entradas irregulares a su territorio, mientras que, en el otro extremo, los números en Italia se reducen a 3.640 incursiones cuando en 2018 por estas fechas ya superaban las 18.000, todo un vuelco provocado por el bloqueo de los puertos a los barcos de la inmigración impuesto por su ministro del Interior, Matteo Salvini.

La gestión migratoria en el Mediterráneo occidental depende fuertemente de Marruecos. El régimen vecino no publica datos completos ni periódicos, pero este mes de julio ha comunicado que interceptó 241 y 271 inmigrantes en dos operaciones de 48 horas. Su director de Fronteras ha cifrado en 40.300 las de todo el año, un 25% más que en 2018.