Granados comparece desde la carcel en la comisión de corrupción de la Asamblea de Madrid
Granados comparece desde la carcel en la comisión de corrupción de la Asamblea de Madrid - JOSÉ RAMÓN LADRA

Granados recaudó comisiones para el PP hasta 2014 y se quedó con una parte, según los investigadores

Una libreta incautada en el domicilio del exsecretario general del PP madrileño recoge entradas y salidas de dinero

MadridActualizado:

Los investigadores de la trama Púnica -la Guardia Civil y la Fiscalía Anticorrupción- sospechan que Francisco Granados recaudó dinero con comisiones para el Partido Popular de Madrid, del que fue secretario general entre 2004 y 2011, guardándose parte de esos fondos para su bolsillo.

Un informe de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil concluye que Granados, que duerme en prisión desde que fue arrestado en noviembre de 2014 para evitar que torpedee la investigación, y su jefe de gabinete, Ignacio Palacios, «se quedarían con parte del dinero recaudado para el partido», haciendo gala del refrán castellano de que «quien parte y reparte se lleva la mejor parte». Así consta en los tomos del sumario de la causa, a los que ha accedido ABC.

Los investigadores analizaron una libreta encontrada en el domicilio del exsecretario general del PP madrileño, «en cuyo interior se han encontrado unas anotaciones» que reflejan diversas entradas y salidas de dinero. La Guardia Civil intuye que Granados se apropiaría de las cantidades que se restaban de ciertas aportaciones.

Los entregantes y destinatarios de los fondos aparecen con iniciales. La policía desvela que las iniciales «NP» podrían corresponder a Nacho Palacios y «ME» sería el propio Granados, quien se llamaría a si mismo con el pronombre inglés «me», que significa «yo». Los apuntes manuscritos del que fuera la mano derecha de Esperanza Aguirre manifiestan que «ambos se quedaban con parte del dinero que se recaudaba con destino a BG», deduce la Guardia Civil, señalando como «BG» a Beltrán Gutiérrez, el exgerente del PP madrileño. El juez del caso, Eloy Velasco, ya ordenó en febrero registrar la sede del PP madrileño (situada en la primera planta de la sede nacional, en la madrileña calle de Génova) y la vivienda y el despacho de Gutiérrez para buscar pruebas de esta supuesta financiación irregular o caja B.

Aunque faltan nuevas «evidencias» que confirmen esta hipótesis, la Guarda Civil asegura que Granados continuó como recaudador de comisiones para el PP madrileño hasta el 25 de mayo de 2014, cuando se celebraronelecciones al Parlamento Europeo, a pesar de que dejó de ser el secretario general de la formación en el año 2011.

Los investigadores señalan la posible explicación: «La razón por la que aún en 2014 Francisco Granados seguía haciéndose cargo de recibir las comisiones de terceros para el partido se puede deber a juicio policial a que este tipo de actuaciones están constituidas sobre relaciones de confianza a nivel personal». Por ello, el rol del cabecilla de la trama Púnica -quien puso en marcha la red corrupta cuando se convirtió en alcalde de la localidad madrileña de Valdemoro en 1999- es «necesario»: gracias a su «dilatada carrera en el partido a nivel regional» se encargó siempre de mantener la red de contactos con los contribuyentes a la campaña política, dice el informe.

Pagos en metálico

Granados no estuvo solo en esta tarea. Los investigadores destacan el papel de Palacios, «pieza clave del cobro de comisiones ilegales con destino a Granados, ya sea de manera directa, mediante la recepción de cantidades en metálico entregadas por empresarios, o empleando vehículos societarios que mediante la compraventa de participaciones han servido para capitalizar las comisiones pactadas». El jefe de gabinete del exconsejero madrileño llegó a prestar su nombre y el de su mujer para figurar como titulares de empresas y bienes que eran en verdad propiedad de Granados.

También participó la mujer del político encarcelado, María José Marijuan Alonso, considerada por la Guardia Civil como «cooperadora necesaria en la constitución del entramado societario» utilizado para ocultar la vinculación de Granados a diversas compras y ventas de participaciones.

Anticorrupción indaga en la misma dirección. En el escrito en el que solicitan al juez que declare compleja la causa (para ampliar la investigación a 18 meses), las fiscales del caso, Carmen García y Teresa Gálvez, comunican al juez que «se está procediendo al análisis de una agenda ocupada en el registro del domicilio de Francisco Granados por la presunta recepción de comisiones para su entrega al Partido Popular». Esta pieza separada de la extensa investigación es la única que continúa bajo secreto.