Francisco Granados - ALBERTO FANEGO

Granados se quedaba un tercio de las donaciones dirigidas al PP

«Su» constructor más generoso para las europeas de 2014 fue OHL: 1,9 millones de euros

MadridActualizado:

Según su agenda, Francisco Granados simultaneaba el cargo de senador y el de representante del PP en tertulias televisivas con el de recaudador de dinero negro para la campaña de las elecciones europeas de mayo de 2014, solo cinco meses antes de su detención como líder de la trama Púnica. De los 2.060.000 euros que recibió entre noviembre de 2013 y mayo de 2015, solo entregó al partido 1.460.000, por lo que detrajo casi un 30 por ciento.

Pese a que en 2011 dejó de ser secretario general del PP de Madrid, mantuvo esta tarea de recaudador con sus constructores de confianza. La tesis de los investigadores de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil es que «recibir las comisiones de terceros para el partido» es una actuación «constituida sobre relaciones de confianza a nivel personal, lo que convierte la participación de Francisco Granados en necesaria, habida cuenta de que este a lo largo de su dilatada carrera en el partido a nivel regional habría sido el encargado de mantener dicha red de contactos con los contribuyentes a la campaña».

Pese a que Granados había sido apartado después de que Esperanza Aguirre perdiera la confianza en él, mantenerse como recaudador, en contacto directo con el tesorero, Beltrán Gutiérrez, le reportaba pingües beneficios. Según la contabilidad manuscrita que ocultaba en su casa de Valdemoro, el político recibió para la citada campaña siete donaciones en efectivo de entre 60.000 y 400.000 euros. De los 2,06 millones, Granados retuvo 600.000, más del 29 por cien. De esa presunta «mordida de la mordida», 400.000 euros se los quedó él. Quizá ese el motivo de que ocultara 950.000 euros en efectivo en un altillo del domicilio de sus suegros, como desveló ABC en diciembre de 2015.

El resto lo repartió con su jefe de gabinete, Ignacio Palacios, al que dio 10.000 euros, y, principalmente, con uno de sus presumibles donantes, Javier López Madrid, entonces consejero de OHL y yerno del presidente del grupo constructor, Juan Miguel Villar Mir. El ejecutivo, amigo de Granados, se quedó con 185.000 euros de los 600.000 que retuvo el político. La cantidad percibida por López Madrid es casi un 10% de lo que entregó en nombre de su empresa, 1,9 millones. Lo hizo, siempre según los apuntes contables que Granados niega y que la UCO verifica, en cinco entregas, cuatro de 400.000 euros y una de 300.000.

El resto de la recaudación de la agenda son 100.000 euros a nombre de «LD», por Luis Delso, entonces presidente de Isolux Corsán; y 60.000 de «JEC», refiriéndose a José Manuel Entrecanales, presidente de Acciona, según confesó el político a su entorno. La entrega de «LD» se anotó el mismo día de las elecciones, y la de JEC, el domingo anterior.