Curri Valenzuela

El Gobierno no quiere otra «maldita guerra» de Irak

El argumentario de Moncloa deja claro que «en este momento», España no se suma a bombardear Siria

Curri Valenzuela
Actualizado:

«¡Tú y tu maldita guerra!». La frase forma parte de los anales del PP y, según testigos presenciales, constituyó el lamento con el que Mariano Rajoy se dirigió a José María Aznar aquella noche del 14 de marzo de 2004 en la que el candidato popular perdió unas elecciones generales por culpa, según él y de mucha más gente, del apoyo prestado por el entonces presidente del Gobierno a la guerra de los Estados Unidos en Irak.

Once años después, cuando quiere ganar otras elecciones, Rajoy no parece dispuesto a permitir que el papel activo de España en un nuevo conflicto armado en la misma zona acabe soliviantando a la opinión pública contra su candidatura.

Una posibilidad que en el PP se considera más que posible a la vista de la oposición de Podemos a formar parte del Pacto Antiyihadista y del activismo desatado en las redes sociales contra la participación en acciones bélicas por mucho que nuestros aliados franceses lo hayan solicitado de todos los países de la Unión Europea.

Las referencias a Aznar y la guerra de Irak son constantes en algunos de esos foros. «La izquierda española se está absteniendo de vincular los bombardeos franceses con los ataques terroristas porque Hollande y su Gobierno son socialistas -subraya un alto cargo del PP-. Si fuera Sarkozy quien hubiera anunciado las mismas medidas tomadas por su sucesor, ya tendríamos las calles de Madrid llenas de manifestantes».

El presidente del Gobierno ha dejado muy clara su postura publicamente. El argumentario que el equipo de su jefe de campaña electoral (y de gabinete), Jorge Moragas, ha elaborado para ser distribuido entre los candidatos y altos cargos populares puntualiza así lo que estos deben contestar cuando se les pregunte si España se sumará a los bombardeos contra el Daesh: «España, como otros muchos países europeos, participa en la Coalición. Y cada país decide su contribución a la Coalición: España instruye a militares iraquíes para defenderse del Daesh.

Otros países intervienen en Siria desde hace tiempo. Los bombardeos no son algo nuevo y son dirigidos quirúrgicamente contra las estreucturas terroristas. España se solidariza con sus aliados, siempre bajo el amparo de la legalidad internacional y de acuerdo con la UE. España no contempla, en este momento, sumarse a los bombardeos».

Ninguna coma de más ha añadido a esa declaración nadie del Ejecutivo en los últimos días. La postura española, recuerdan en Moncloa, es «la de luchar contra Daesh como venimos haciendo, contar con la Rusia de Putin para buscar una solución diplomática al problema de Siria y mantener activo el Pacto Antiyihadista con todas las fuerzas políticas de nuestro país que quieran sumarse a él».Por este último motivo, el presidente mantuvo ayer contactos con sus adversarios en las próximas elecciones, Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Iglesias.

Curri ValenzuelaCurri ValenzuelaArticulista de OpiniónCurri Valenzuela