María del Valle y Carlos Oller - jordi oller

La pesadilla de una pareja española en el «Costa Allegra»

«Ha sido horrible», relatan Carlos Oller y María del Valle a su hijo Jordi. A la falta de luz, el calor y los nervios pasados en el crucero se suman horas en las Seychelles aún sin hotel

m. arrizabalaga
madrid Actualizado:

Tres días después de que un incendio dejara sin electricidad al «Costa Allegra» en el océano Índico y les mantuviera incomunicados con los suyos mientras el barco era remolcado hasta las Seychelles, María del Valle y Carlos Oller lograban esta mañana hablar telefónicamente con su hijo Jordi.

«El resumen de la odisea es: «Horrible», cuenta Jordi Oller desde Barcelona. La proximidad a la isla de Mahè donde han llegado sobre las 8,30 de la mañana permitía tener cobertura en los móviles y contar cómo han pasado estos días en el barco.

Según cuenta este familiar de dos de los quince pasajeros españoles, en el barco «nadan en la basura acumulada, defecando todos en bolsas», por lo que hay «olores nauseabundos». Y todo ello, unido al calor asfixiante de 30 grados en el exterior y aún mayor en el interior, hacía imposible conciliar el sueño por lo que muchos pasajeros dormían en cubierta.

Les pusieron los salvavidas y estuvieron a punto de sacarlos en lanchas del crucero

El día del incidente, escucharon una fuerte explosión mientras comían. Eran las 13.00 horas (hora local). En un primer momento, saltaron todas las alarmas. A los pasajeros les pusieron los salvavidas y a punto estuvieron de sacarlos en lanchas del barco. «El susto de mi madre fue grande porque recordó lo del Concordia...», relata Jordi.

Por fortuna, todo quedó en eso, un gran susto, que les dejó sin electricidad. Los 627 pasajeros tuvieron que lavarse con agua mineral y tomar comidas frías durante los tres días en los que el «Costa Allegra» ha sido remolcado.

«Pensamos hacer una reclamación seria y conjunta todas las familias españolas», añade Jordi. Su indignación se acrecentaba a primera hora de la tarde. Ocho horas después de haber llegado a puerto, aún sus padres no tenían alojamiento. Llegaron hasta el hotel donde supuestamente iban a ser alojados en Isla Praslin, pero «no estaban registrados». «¿Sería tan amable Costa Cruceros de llevarlos a su hotel para que descansen de esta pesadilla?», suplicaba Jordi en Facebook.

El crucero italiano «Costa Allegra» ha llegado esta mañana al puerto de Mahé, la principal isla de las Seychelles, tres días después de que un incendio en su sala de máquinas le privara de motores y le dejara a la deriva,en pleno océano Índico, con más de mil pasajeros a bordo.

Nueve de los quince españoles han decidido continuar sus vacaciones tras el incidente, según informa la compañía que los está alojando en hoteles de las Seychelles como el Hilton. Costa Cruceros les ha ofrecido dos semanas en pensión completa en un hotel en las islas y la vuelta en avión. Los pasajeros recibirán una indemnización equivalente al precio del crucero más los gastos de transporte asociados al mismo, añade la compañía.

María del Valle y Carlos Oller negocian su vuelta a España. «Les han dicho que tienen que quedarse unos días, hasta que salga el vuelo charter para los españoles, pero están negociando las condiciones con la compañía».