El buque de la Armada «Juan Sebastián Elcano» emprende su curso de instrucción más corto

Las obras que deben hacerse en los motores han obligado a acortar de seis a cuatro los meses de navegación. El navío ha zarpado este mediodía de Cádiz con 52 alumnos a bordo

madrid Actualizado:

El Buque Escuela de la Armada "Juan Sebastián Elcano" ha zarpado este mediodía desde el muelle comercial de la ciudad de Cádiz para iniciar su LXXXII crucero de instrucción. Al mediodía, y tras las salvas de trece cañones, el buque ha partido de Cádiz con 52 guardias marinas a bordo embarcados como alumnos, los cuales realizarán parte de su cuarto año de carrera a bordo cursando asignaturas especialmente dirigidas a su formación profesional y marinera. La dotación del buque, al mando del capitán de navío Manuel de la Puente Mora-Figueroa, está compuesta por 20 oficiales, 20 suboficiales y 140 marineros, de los cuales 20 son mujeres. El buque, según informó la Armada, navegará a través de los mares Mediterráneo y Egeo para cruzar el estrecho de Dardanelos y realizar su primera escala en el puerto de Estambul (Turquía) del que partirá más tarde hacia los puertos de Venecia (Italia) y Toulon (Francia).

Obras en los motores

efe
efe

A continuación, el "Elcano" hará escala en Bilbao y en los puertos de Londres (Reino Unido) y Hamburgo (Alemania). Posteriormente visitará San Petersburgo (Rusia) y Lisboa (Portugal), antes de su llegada a la Escuela Naval Militar de Marín (Pontevedra), prevista para finales de abril y que supondrá el fin del LXXXII crucero de instrucción. Este crucero tiene una duración menor de lo habitual, cuatro meses frente a los seis a los que está acostumbrado, debido a las obras de gran entidad que se van a acometer una vez el buque regrese a Cádiz. El "Elcano" regresará pronto a Cádiz para someterse a unas obras en sus motores que le obligarán a estar en el arsenal algo más de tiempo del habitual. A diferencia del año pasado que zarpó el 3 de enero, este año los marinos han podido disfrutar de todas las fiestas navideñas antes de embarcar, algo que tripulantes comoJavier Casablanca han calificado de "un favor muy grande" porque tiene una hija de cuatro meses y es la primera vez que la deja sola por lo que "cuesta mucho marcharse". Otros como el alférez Carlos Díaz han cambiado el rol de alumno por el de profesor, y ha declarado que está más que preparado para emprender "un nuevo viaje más tranquilo".