Agentes franceses que han participado en el operativo contra la organización terrorista / AFP

Detenido en Francia el jefe militar de ETA y otros dos presuntos etarras

J. PAGOLA / J. P. QUIÑONERO / D. MARTÍNEZ | MADRID / PARÍS
Actualizado:

ETA ha vuelto a sufrir esta madrugada un duro revés. La Policía francesa, en colaboración con la Guardia Civil, ha detenido esta madrugada en la localidad gala de Bayona, cerca de la frontera con España, a tres etarras, entre ellos a Mikel Kabikoitz Carrera Sarobe, considerado el jefe del aparato militar de ETA. Los otros detenidos son Arkaitz Agirregabiria del Barrio, el único identificado tras la muerte del policía francés Jean-Serge Nerin; y Maite Aranalde Ijurco, con alta responsabilidad también en la dirección del aparato militar.

Portaban tres pistolas y diversa documentación falsa.

Los terroristas, según las fuentes consultadas por ABC, mantenían una reunión «de máxima seguridad y operativa» para poner en marcha de forma inminente una campaña de atentados en España que rompería el «parón táctico» que habían ordenado tras el fuerte golpe recibido en Portugal.

La importancia de la operación radica en que se ha cortado la «línea sucesoria» prevista por la banda en caso de que volviera a ser detenido el jefe de los comandos, por lo que esta estructura ha suifrido un golpe con el único precedente de Bidart. Incluso, en la actual coyuntura el aparato militar es el que manda en ETA, mientras que en periodos de tregua es el político el que lleva la iniciativa. Por tanto, los tres detenidos eran los actuales «dinamizadores» de la estrategia de la banda.

El «parón técnico» derivó a Portugal

La detención ha ocurrido a las seis y cuarto de la mañana. Las mismas fuentes señalan que llevaban varias semanas siguiéndoles la pista.

El «parón técnico» lo inició ETA a raíz de los golpes sufridos cuando intentaba crear una infraestructura en Portugal con el objetivo de reorganizarse. Esa pausa la ha aprovechado para dar juego a Batasuna en un momento en que intentaba apostar por las «vías políticas» para entrar en las instituciones. En los dos últimos comunicados la banda ya había venido advirtiendo que «respetaba» los pasos de la izquierda abertzale, pero dejaba claro que tenía decidido seguir con su esrategia de «lucha armada».

Los expertos creen que la reunión abortada era precisamente para poner fin al parón y reanudar los atentados, para lo que se cree que ETA ya tiene comandos en España.

Aguirregabiria participó en el asesinato del gendarme, la última víctima de ETA

Arkaitz Aguiregabiria fue el único terrorista identificado -junto a Joseba Fernández Aspurz, el único que fue apresado- que participó el pasado 16 de marzo en el asesinato de un gendarme al sureste de París -en la localidad de Dammaire-les-Lys (en Seine-et-Marne) en un cruce de disparos entre la Policía francesa y los etarras, sorprendidos tras asaltar un concesionario de vehículos. En el tiroteo, abatieron al brigada Jean-Serge Nérin, de 52 años. El brigada Nèrin fue asesinado con una pistola de 9 milímetros (357 Magnum), que formaba parte de un lote de otras 350 pistolas, robadas por un comando etarra el 23 de octubre del 2006, en la localidad de Vauvert (departamento de Gard).

Los especialistas del ministerio del Interior han tardado apenas dos meses en detener a uno de los implicados en aquel crimen, que provocó una emoción muy particular, por ser la primera vez que ETA mataba a un policía francés, en las inmediaciones de París. La situación con Maite Aranalde va más allá. Se encontraba en paradero desconocido y con una orden de busca y captura a sus espaldas tras un auto de puesta en libertad bajo fianza dictada por el juez Eloy Velasco, que estaba sustituyendo a Baltasar Garzón en la Audiencia Nacional. Huyó al pisar la calle en junio de 2009.

Síntoma de debilidad y de amenaza

Las detenciones de hoy, en Bayona, son la culminación de ese «rosario» de investigaciones paralelas. «ETA lleva varios años operando en distintos puntos de Francia. Se trata, al mismo tiempo, de un síntoma de debilidad y de una amenaza de nuevo cuño, para Francia. La determinación francesa se refuerza y profundiza. La banda está más acorralada que nunca», comenta a ABC una fuente policial francesa.

Durante los primeros cien días de este año, las diferentes unidades especializadas, RAID, División nacional antiterrorista (DNAT), Policía judicial, etc., las fuerzas de seguridad francesas han detenido a más de 30 etarras y presuntos etarras, confirmando en la práctica las declaraciones de Nicolas Sarkozy anunciando la determinación francesa a exterminar a ETA.