La Guardia Civil ha detenido en Hernani al etarra cuando salía de la sede de Etxerat (en la imagen)
La Guardia Civil ha detenido en Hernani al etarra cuando salía de la sede de Etxerat (en la imagen) - EFE

Detenido un etarra gracias a los papeles cedidos por Francia

El etarra señaló objetivos desde la cárcel en 2002 y ha sido detenido en Hernani después de haber salido de la cárcel gracias a la doctrina Parot

Actualizado:

José Carlos Azpetegia Jaca estuvo en prisión de 1992 a 2013 en cumplimiento de una condena de 71 años por su implicación en el intento de asesinato del empresario guipuzcoano José Osinalde y durante su confinamiento fue capaz establecer un canal seguro con el que comunicarse con la dirección de ETA para señalarles potenciales objetivos con información válida para su localización. Aunque aquello fue en el año 2002, es ahora cuando el etarra ha sido detenido en Hernani por esos hechos, gracias a las pruebas encontradas entre la documentación que Francia entregó a España el pasado febrero relativa a los años de la lucha cuerpo a cuerpo contra la banda.

Línea con la dirección

De acuerdo con la investigación, Apeztegia Jaca, -que en su momento salió de la cárcel beneficiado por la liquidación de la «doctrina Parot»-, podría enfrentarse a un presunto delito de pertenencia a organización terrorista con la circunstancia agravante de reincidencia.

Según ha trasladado el Ministerio del Interior a través de un comunicado, las sospechas sobre estas actuaciones delictivas existían antes de que se recibieran los papeles de Francia y se remontan a 2016, cuando la Guardia Civil constató que el pistolero había conseguido comunicarse durante sus años de la cárcel con la cúpula de la banda.

De hecho, en 2003 se había incautado información al respecto durante una importante operación policial desarrollada en Saintes (Francia), en la que fueron arrestados varios etarras, entre ellos una de las responsables de entonces, Ainhoa García Montero, compañera del histórico «Súsper» y miembro del «comando Buruntza», que perpetró una veintena de atentados con al menos siete víctimas mortales. Lo que se ha hallado finalmente entre los legajos entregados por las autoridades galas ha sido el documento original que demuestra esa comunicación, entre otros datos.

Interior ha enmarcado esta operación denominada «Lenteak» dentro de la constante labor de búsqueda que la Benemérita sigue llevando a cabo «en relación a las acciones terroristas cometidas por la organización terrorista ETA que hasta la fecha permanecen sin esclarecer o juzgar». De acuerdo con los colectivos de víctimas, son casi 400 los crímenes que todavía se encuentran en esas circunstancias.