El Parlamento de Navarra ya no condena la agresión a dos guardias civiles y sus parejas en Alsasua

Como excusa aducen que tres de los acusados llevan 700 días en la cárcel

Actualizado:

Justamente en el día en que se cumplen dos años de la agresión sufrida por dos guardias civiles y sus parejas en la localidad navarra de Alsasua, el Parlamento de Navarra ha dejado de condenar aquellos hechos que sí condenó a los dos días de que se produjeran.

La Cámara foral ha rechazado esta mañana el punto de una declaración institucional en el que se mostraba la «condena de las brutales agresiones sufridas por dos agentes de la Guardia Civil y sus parejas en la madrugada del 15 de octubre de 2016 en Alsasua». Las cuatro fuerzas que sustentan el Gobierno de Uxue Barkos, Geroa Bai, Bildu, Podemos e Izquierda Unida han dado su voto contrario.

El pasado 17 de octubre de 2016 estos cuatro partidos se abstenían en una declaración idéntica e, incluso, votaban a favor de una declaración en la que se condenaba la agresión. Eso sí, una declaración que ignoraba la condición de guardias civiles de los agredidos. Pero sí condenaba la agresión, cosa que hoy no ha sucedido.

La portavoz del grupo parlamentario de Podemos – Orain Bai, Laura Pérez ha aducido que el texto presentado por el Partido Popular «obvia algunos elementos, como que existen personas que llevan dos años privadas de libertad, lo que es una flagrante vulneración de derechos fundamentales». Y ha tratado de disimular asegurando que su grupo «no tiene reparo en condenar las agresiones». Pero lo cierto es que su voto ha sido contrario. Ni tan siquiera se ha abstenido.

En compensación, como si se tratara de una palmadita condescendiente, el voto favorable de Izquierda Unida ha permitido aprobar un punto en el que «el Parlamento de Navarra muestra su cariño y solidaridad hacia los agentes agredidos y hacia sus parejas, y su deseo de que hechos como los vividos no vuelvan a repetirse». Ni una mención al hecho de que los agredidos y los únicos familiares que vivían en Alsasua han tenido que abandonar la localidad.