Rajoy recibe a Sánchez en las puertas de La Moncloa en una imagen de archivo - Jaime García | Vídeo: Los nombres favoritos para entrar en el ejecutivo de Pedro Sánchez ATLAS

Los desafíos de Sánchez en cada ministerio

Deberá compaginar los proyectos puestos en marcha por el Ejecutivo de Rajoy con los intereses de la izquierda radical y nacionalistas

MadridActualizado:

El relevo presidencial está en marcha después de que el PSOE lograse que la moción de censura presentada para alejar a Mariano Rajoy de La Moncloa prosperase el pasado viernes con el apoyo de diferentes formaciones de la izquierda radical y nacionalistas.

Ahora, el nuevo Ejecutivo de Pedro Sánchez tendrá que compaginar los proyectos puestos en marcha por el Gobierno popular con los intereses de los partidos que le facilitaron la llegada a la presidencia de España. Todo ello, se puede ramificar por ministerios, donde los principales proyectos y las amenazas de mayor envergadura marcarán la agenda política de los futuros nuevos ministros.

Exteriores

La negociación con Londres sobre Gibraltar, el reto más inmediato

El dossier de Gibraltar, en el marco de las negociaciones para la salida del Reino Unido de la Unión Europea, es, posiblemente, el reto más inmediato al que deberá hacer frente el nuevo ministro de Asuntos Exteriores. España y el Reino Unido tienen en marcha unas negociaciones para tratar de alcanzar un acuerdo bilateral sobre la colonia británica, con el fin de que se le puede aplicar también el periodo transitorio de desconexión. El anterior titular, Alfonso Dastis, confiaba en lograr ese acuerdo antes de octubre, pero las negociaciones están actualmente algo estancadas.

En el horizonte inmediato, el ministro de Exteriores deberá acompañar a los Reyes en su visita a Estados Unidos, que incluye un encuentro con el presidente Donald Trump en la Casa Blanca, previsto para el día 19 de este mes.

En el marco europeo, deberá prestar atención, además de la concreción de la ampliación de las sanciones a Venezuela, al Consejo Europeo de finales de junio, el primero al que acudirá el nuevo jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez.

Para el 11 y 12 de julio está convocada la Cumbre de la OTAN, que también es a nivel de jefes de Estado y de Gobierno.

El ministro de Exteriores entrante deberá determinar si sigue con el compromiso de su predecesor de, dentro de la Agenda 2030 de Naciones Unidas, presentar a España para el examen voluntario de cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, fijado en principio para el 18 de julio en Nueva York. Para ese mismo mes, Dastis estaba preparando una gira por África, que su sucesor tendrá que estudiar si la lleva a cabo.

Y en el ámbito interno, tendrá que decidir si mantiene los nombramientos previstos ya de más de una treintena de embajadores, para muchos de los cuales ya se ha pedido el plácet o incluso ha sido concedido por algunos países, informa Luis Ayllón.

Un hombre pasea con la bandera de Reino Unido en Gibraltar
Un hombre pasea con la bandera de Reino Unido en Gibraltar - REUTERS

Justicia

Prueba de fuego para la despolitación de la justicia

No hace una semana que el Ministerio de Justicia había asumido un compromiso explícito con las asociaciones de jueces y fiscales para mejorar sus condiciones laborales, darle un impulso a la modernización de la justicia (con comisiones de seguimiento del expediente digital y la oficina judicial), y ampliar las plantillas de ambos colectivos. Mantener o no esas medidas es algo que dependerá ya del próximo inquilino del Palacio de Parcent y de su ánimo para afrontar una huelga como la que el pasado 23 de mayo fue secundada por la mitad de ambos cuerpos. Jueces y fiscales no renunciarán a sus reivindicaciones se siente quien se siente en La Moncloa.

Más allá de estas medidas, en el plano legislativo el Gobierno tendrá que valorar si revierte reformas cuya aprobación criticó en su momento, como la de la Ley de Enjuciamiento Criminal que estableció plazos para la instrucción de las causas penales, o la del Consejo General del Poder Judicial, que en 2003 lo convirtió en un órgano casi administrativo y motivó el recurso del PSOE ante el Tribunal Constitucional.

El nuevo Ejecutivo asume el reto también de poner en marcha la despolitización de la justicia, con un nuevo sistema de elección de vocales del CGPJ, la supresión de la figura del magistrado autonómico, la regulación de las puertas giratorias o la propia elección del fiscal general del Estado.

Precisamente el nombramiento del sustituto de Julián Sánchez Melgar al frente de la Fiscalía General del Estado (cesa con el Gobierno que le nombró) es una prueba de fuego para esa independencia e imparcialidad que el PSOE ha proclamado siempre desde la oposición. Se verá en la postura que mantenga desde ahora el Ministerio Público en causas como la abierta en el Tribunal Supremo contra el anterior gobierno de la Generalitat por rebelión, informa Nati Villanueva.

El rey Felipe VI, acompañado por el exministro de Justicia, Rafael Catalá durante la apertura del año judicial 2017/2018
El rey Felipe VI, acompañado por el exministro de Justicia, Rafael Catalá durante la apertura del año judicial 2017/2018 - EFE

Defensa

Temor por el nuevo ciclo inversor

El nuevo ciclo inversor de la defensa era el proyecto estrella en el panorama industrial de Cospedal. El Ministerio tenía previsto invertir unos 10.800 millones en 15 años. Contempla siete grandes inversiones para las fuerzas armadas aplicadas en la renovación de vehículos de combate o nuevas fragatas, entre otras capacidades. Existe gran preocupación en el sector empresarial de defensa de que estos programas «fundamentales para la industria nacional» puedan verse postergados, apartados o relegados. Para ver más, pinche aquí, informa Esteban Villarejo.

Interior

Prioridad a la lucha contra la droga

Al Ministerio del Interior, el cambio de gobierno le pilla en el punto álgido de una de las operaciones más urgentes y delicadas de los últimos tiempos, como es el aplastamiento del tráfico de drogas en el Campo de Gibraltar, que incluyó el anunció de una ley contra la tenencia y uso de narcolanchas, que ahora queda en el aire.

Se trata de una cuestión clave de seguridad, en tanto que el mercado de estupefacientes financia el crimen organizado y el terrorismo, competencias de este Ministerio que tiene también en su cartera la inmigración, ámbito en el que hay proyectos trascendentales en marcha. Uno de ellos es el replanteamiento de la valla de Ceuta, cuyos estudios están muy avanzados, y otro la definición del nuevo modelo de los Centros de Internamiento de Extranjeros, los CIEs, que quedará ahora en manos del nuevo Ejecutivo del PSOE. Más allá, la UE –de donde emana un altísimo porcentaje de la legislación migratoria que se aplica en España y en todos los países– está a punto de cerrar modificaciones vitales para los intereses de nuestro país que se discuten desde 2015, año de las avalanchas de refugiados, como la del reglamento de Dublin, que se aborda este martes.

Pendiente se queda también la inauguración en Vitoria del Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo, prevista para fin de año, y de su sucursal planteada en Madrid. También la consolidación definitiva de los cánones de transparencia de los que se ha dotado este Ministerio, que publica con puntualidad y exactitud las cifras resultantes de su gestión en áreas de interés público máximo como son la criminalidad, las detenciones por terrorismo o la evolución migratoria cada quince días, informa Laura L. Caro.

El exministro del Interior, Juan Ignacio Zoido ante un alijo
El exministro del Interior, Juan Ignacio Zoido ante un alijo - EFE

Sanidad e igualdad

Regular la Eutanasia y la ley LGTBI

La agenda social del Gobierno será uno de los grandes retos de estos dos años del nuevo Ejecutivo socialista. El PSOE tiene que afrontar en el Parlamento los proyectos de ley que ya están en marcha para regular la eutanasia y la nueva Ley LGTBI. Igualmente, pueden aprobarse nuevas normas sobre la denominada muerte digna y la posibilidad de que menores tran puedan modificar su nombre en el registro, sin permiso paterno. El tema más polémica será el cumplimiento del Pacto contra la Violencia de Género y la manera en la que afrontará esta lacra social, tras las críticas a la falta de financiación, informa Paloma Cervilla.

Medio Ambiente

Agua, clima y residuos

Los grandes temas en materia ambiental que quedan pendientes en el ministerio dirigido por Isabel García Tejerina tienen que ver con el agua, el cambio climático y los residuos. Tras completar el segundo ciclo de planificación hidrológica, aprobando los planes de cuenca correspondientes a 2015-2021, el Gobierno tenía que abordar la consecución del anunciado Pacto Nacional del Agua, pero éste se ha quedado en un borrador, donde el mantenimiento de los actuales trasvases y la propuesta de estudiar nuevas transferencias, han hecho imposible el consenso con otros grupos en las rondas de contactos mantenidas.

A punto de caramelo se ha quedado la futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética, cuyo borrador de anteproyecto el Gobierno saliente pensaba aprobar antes del verano. Éste será sin duda uno de los grandes retos del próximo Ejecutivo, pues de esta ley dependen el primer Plan nacional integrado de Energía y Clima (2021-2030) y una estrategia de descarbonización a 2050, con los que España debe cumplir con los objetivos que como miembro de la UE tiene dentro del Acuerdo de París e iniciar así la transición hacia una economía baja en carbono.

En capilla se quedó también la Estrategia Española de Economía Circular, que el Gobierno tenía previsto aprobar este verano, una vez concluida la fase de estudio de las alegaciones y observaciones recibidas. El nuevo Ejecutivo deberá tomar medidas efectivas para elevar las tasas de reciclaje y combatir la contaminación por plástico, informa Araceli Acosta.