¿Cómo se mide una manifestación?

El área y la densidad, elementos clave para calcular el número de asistentes

Actualizado:

La plaza de Colón tardó en llenarse, pero a las 12 del mediodía, hora de comienzo de la manifestación, el lugar y las calles aledañas estaban abarrotadas. El gentío bajaba a Colón desde Génova y Goya y, en pocos minutos, la plaza fue un mar de banderas de España.

Este tipo de concentraciones masivas suelen ser objeto de polémica por sus cifras, pero existen dos elementos imprescindibles para calcular el número de asistentes a cualquier marcha: el área y la densidad.

En el caso de la manifestación contra Sánchez, esta ocupó, además de la plaza de Colón, parte del paseo de Recolectos, del paseo de la Castellana y las calles Génova, de la Armada Española, Goya y Serrano.

Si a la superficie total medida se le restan los principales monumentos del mobiliario urbano, en este caso el monumento a Colón, el monumento al descubrimiento de América y el teatro Fernán Gómez-Centro Cultural de la Villa, queda un área máxima de posible ocupación de unos 59.298 metros cuadrados.

Sobre esta base puede calcularse la densidad: si cada metro cuadrado lo hubiese ocupado una sola persona, la cifra sería de unos 59.000 asistentes. En el caso de dos personas por metro cuadrado, la cifra aumentaría hasta las 118.596 personas. Y así mediante multiplicaciones sencillas. Tres personas por m² resultarían en 177.894 personas y cuatro personas/m², 237.192 asistentes.

Guerra de cifras

La Delegación del Gobierno, sin que la manifestación estuviese finalizada, ofreció una cifra: 45.000 asistentes. Los organizadores de la concentración tardaron algo más en ofrecer su propia cifra: 200.000. Al final, el contraste entre las cuentas de unos y de otros derivó en cierta polémica, que perdió su sentido cuando se vieron los vídeos con las imágenes de la concentración.

A pesar de la evidencia, desde el PSOE se insistió en tachar de «fracaso» la convocatoria. Podemos se puso, una vez más, al lado del Gobierno socialista para hacer seguidismo de sus críticas a los convocantes.

Desde Ciudadanos, Albert Rivera aseguró que se habían superado todas las expectativas. En el Partido Popular se habló de éxito rotundo: «Hoy Colón ha demostrado, una vez más, que los españoles están muy por encima de su Gobierno», afirmaron fuentes próximas al presidente del PP, Pablo Casado.