Carné joven en Andalucía: «Úsalo para todo», hasta para abortar
Un feto ilustra el portal de esta clínica ubicada en Sevilla y que ofrece, a través de la página del Instituto Andaluz de la Juventud, un 20% de descuento a los jóvenes para ciertos servicios y consultas / ABC.es

Carné joven en Andalucía: «Úsalo para todo», hasta para abortar

Dos clínicas ofrecen un 20% de descuento en consultas para poner fin al embarazo

ÉRIKA MONTAÑÉS | MADRID
Actualizado:

Las andaluzas que tengan el carné joven (disponible desde los 14 hasta los 30 años) y que quieran abortar pueden beneficiarse de un 20 por ciento de descuento en las consultas y servicios directos para poner fin a su embarazo. Así viene especificado en el capítulo «descuentos en todos los sectores» que el Instituto Andaluz de la Juventud ofrece a los jóvenes residentes en esa Comunidad que quieran recibir ciertos incentivos gracias a la tarjeta juvenil que se promociona bajo el eslogan «Úsalo para todo...».

Entre los descuentos posibles de los que pueden beneficiarse los jóvenes andaluces, se pone al mismo nivel la rebaja en el precio en las consultas abortistas como en la factura por reponer neumáticos (también un 20 por ciento del coste total) si los muchachos se dirigen a un taller concreto, o un 10 por ciento en el presupuesto del coche que les entregue el mismo establecimiento después de que revisen la batería, el líquido anticongelante o el aceite.

Descuentos en dos clínicas

En el listado de descuentos, denunciado por un lector en la página que ABC.es tiene en la red socialFacebook, se equipara la bonificación en este servicio automovilístico, con el descuento en la matriculación si el joven se apunta a una determinada autoescuela (Autoescuela Herrera, de Sevilla). Se oferta también el recorte al pago final en servicios de educación en la Academia de Enseñanza Eurodocente, lo que puede servir, dice la Junta, para acelerar la siempre complicada inserción laboral en empresas afincadas en Andalucía.

Ese gesto resulta loable, a la postre, si el joven consigue un puesto de trabajo gracias a las enseñanzas adquiridas en el centro, pero es más cuestionable cuando, dentro del mismo documento público, se llega al apartado «servicios sanitarios». En este punto, el Instituto Andaluz de la Juventud, dependiente de la Consejería para la Igualdad y Bienestar Social de Micaela Navarro, informa de que en la Clínica Heliopolis, situada en la calle Ifni, de Sevilla, el descuento que se obtiene si el interesado presenta el carné joven es de un 20 por ciento en «consultas y servicios directos de interrupción voluntaria del embarazo (IVE) y ecografía, consultas de planificación familiar, revisiones ginecológicas, vasectomías, fimosis, etc.».

Continuando la lectura del mismo documento, colgado en la página web del Instituto Andaluz y que puedes consultar aquí completo en PDF, se ofrece otro 10 por ciento de descuento en los servicios de Ginecología si la joven vive en Almería y decide acercarse a la calle Artes de Arcos, número 4, y otro 20 por ciento del presupuesto final si se gesta la interrupción voluntaria del embarazo en la Ginecología Almería. Ante esta clínica calificada como «abortista» se manifestaron recientemente los colectivos provida como medida de presión contra la que iba a ser inminente la aprobación de la llamada «ley Aído».

Fuentes de la clínica almeriense reconocieron a este periódico que ésta, como la Clínica Heliopolis en Sevilla, es una «clínica privada, con conciertos con la Seguridad Social» y que «contrata este servicio con la Junta desde hace años para ofrecer descuentos a las jóvenes». No tienen reparos en responder así de contundentes cuando se les pregunta por el tipo de servicios en los que hay incentivos para el joven que aborte en sus dependencias: «Es un servicio que contratamos y un descuento cualquiera, como encuentra el joven cuando quiere ir a cines, teatros y este tipo de cosas».

En el departamento de la Junta de Andalucía, primero, les sorprende la inclusión de esos servicios abortivos en el listado del carné joven. Tras constatar que así es, alegan que el carné es una herramienta europea con un protocolo estandarizado y si una clínica se adhiere y concerta descuentos, la Junta no entra en más convicciones morales que las de aceptar que así sea.