Venezolanos durante una manifestación en Madrid en contra del régimen de Nicolás Maduro
Venezolanos durante una manifestación en Madrid en contra del régimen de Nicolás Maduro - Maya Balanya
Política

Cada mes piden asilo en España 1.800 venezolanos, el doble que en 2017

El Gobierno tiene sin resolver unas 14.000 solicitudes, y el atasco crece día a día

Actualizado:

Lejos de remitir, la oleada de venezolanos que buscan refugio en España sigue aumentando de forma acelerada. En solo seis meses, de enero a junio, se acumularon más peticiones de asilo que en todo el año pasado. Durante el primer semestre, un total de 10.732 venezolanos sellaron su solicitud de asilo en España, según los datos oficiales del Ministerio del Interior. La cifra deja una media de 1.789 peticiones cada mes, más del doble que durante el año pasado, cuando el promedio mensual de venezolanos en busca de asilo en España fue de 860 -10.325 durante todo 2017, según Eurostat-.

La deriva del régimen de Maduro ha endurecido la situación política, económica y social en ese país, y el resultado es una creciente huida de habitantes hacia otros países. España es el destino preferente de quienes deciden marcharse a Europa. Y la represión es la causa esgrimida por un creciente número de venezolanos que buscan refugio en España.

En 2013 solo hubo en nuestro país 35 peticiones de asilo de ciudadanos venezolanos. En 2014 fueron 124; 596 en 2015, y 4.196 en 2016, según los informes del Ministerio del Interior. A partir de 2016, la escalada ha sido imparable. En solo un año, de 2016 a 2017, se triplicó el número de venezolanos que llegaron a España en calidad de refugiados.Y en lo que llevamos de año la escalada se ha incrementado en otro 108% respecto a 2017.

Por tercer año consecutivo, Venezuela es el mayor foco de llegada de refugiados a España. Se declaran huidos forzosos por motivos de seguridad, víctimas de las pobres condiciones de vida y de la represión que viven en aquel país.

En 2015, la mayoría de quienes buscaban asilo en España llegaban de Siria. Pero desde 2016 Venezuela ocupa la primera posición, con mucha diferencia. Esta avalancha de refugiados es la que está detrás de la acelerada escalada que han registrado las peticiones de asilo en España en los últimos años. En 2013 hubo un total de 4.513 solicitudes de asilo de todas nacionalidades; en 2017, más de 30.000; y al ritmo que va este 2018, todo apunta a que se habrán superado las 50.000 cuando acabe el año. Y más del 40% de todas ellas son de venezolanos. De enero a junio del presente año se contabilizaron en el Ministerio del Interior un total de 26.111 solicitudes de protección internacional, de las que 10.732 son de venezolanos.

La avalancha de peticiones ha provocado un considerable atasco en la Oficina de Asilo y Refugio, el organismo del Gobierno encargado de resolver esas solicitudes. Durante el primer semestre del presente año, siempre según los datos facilitados por el Gobierno, se resolvieron 7.952 solicitudes de protección internacional -ya sea en sentido positivo o negativo-, cifra que contrasta con las más de 26.000 peticiones de asilo que se presentaron entre enero y junio. Mes a mes se agrava el atasco, con miles de expedientes que se unen a los que ya estaban esperando ser resueltos por la Oficina de Asilo y Refugio. En el caso concreto de los refugiados venezolanos, durante el primer semestre de este año se resolvieron 1.318 solicitudes de asilo, pero se presentaron casi 11.000 nuevas peticiones.

«Situación muy dramática»

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) calcula que el Gobierno tiene pendientes de resolver unas 14.000 solicitudes de asilo de venezolanos. El atasco va a más, porque resuelve muchísimas menos de las que entran de nuevas. Y, cuando las resuelve, en la inmensa mayoría de los casos es para denegarlas. «El año pasado España solo concedió 15 estatutos de refugiado a ciudadanos venezolanos, mientras que se lo denegó a más de 1.500», destaca la directora de Políticas y Campañas de CEAR, Paloma Favieres, quien insiste en que urge que el Gobierno dé una solución, que agilice la resolución de los expedientes y que, a falta de asilo, conceda protección por razones humanitarias, figura contemplada por la legislación. «Detrás de cada solicitante de asilo hay una persona, una familia, gente con una situación muy dramática», critica.

Mientras tanto, varios miles de venezolanos a los que en los últimos años se les ha denegado la solicitud de asilo han quedado convertidos en inmigrantes ilegales en España.