«El Bigotes» monta un «show» en el Congreso: «Catalá parece un vendedor de muñecas chochonas»

Califica a los tertulianos de «tontulianos» expertos en hacer «felaciones» ante la pasividad del presidente de la comisión

MadridActualizado:

La comparecencia del presunto número tres de la trama Gürtel, Álvaro Pérez, ante el Congreso de los Diputados se ha convertido este martes en un «show» de entretenimiento y, a ratos, de mal gusto. Ningún momento de su intervención ha pasado desapercibido, desde su llegada desde la cárcel de Valdemoro entre medidas de seguridad, hasta su petición de receso para ir al baño detallando las causas de su incontinencia.

Pero el punto álgido de su espectáculo ha tenido lugar ante la pasividad del presidente de la comisión, Pedro Quevedo, en la moderación de la comparecencia ya que ha permitido a Pérez desplegar sin tapujos una ofensiva verborrea.

Ha acusado al ministro de Justicia, Rafael Catalá, de parecer «un vendedor de muñecas chochonas pidiendo Justicia ejemplar», ha insistido en calificar las tertulias periodísticas como «tontulias» y a sus integrantes como «tontulianos» en lugar de tertulianos e incluso ha llegado a declarar a estos como «expertos en felaciones», sin que Quevedo le pidiera que moderara su lenguaje.

«El Bigotes» también ha lanzado dardos a la Casa Real al asegurar que en España la Justicia no es igual para todos «porque el cuñado del Rey está paseando por Ginebra por un lago con sus hijos y yo estoy en la cárcel y tiene sentencia firme igual que yo».

También ha denunciado las lamentables condiciones en las que, a su juicio, son trasladados los presos en España «como cerdos al matadero... hay situaciones que ni el selva». Se ha despedido pidiendo a políticos y televisiones que viajen media hora en un autobús de traslado de presos para darse después por conformados con que lo hagan durante diez minutos porque con eso ya serán «hombres».